Ahorra en mantenimiento

Cuando nos decantamos por comprar una vivienda, debemos de tener en cuenta una gran cantidad de factores que en ella van implícitos para que a la larga no nos arrepintamos. Y es que en función de cual sea nuestra opción escogida, un chalé, un piso, un adosado, una casa con finca… los gastos que llevará asociados son diferentes, sin embargo, debemos de tenerlos siempre en cuenta para que a final de mes nos cuadren las cuentas de la mejor forma posible y no nos llevemos sustos.

Si bien es cierto que cuando compramos una vivienda, bien sea al contado o mediante préstamo hipotecario, pasamos a ser los propietarios de esta, debemos de tener en cuenta, que, además, esto incluye una serie de obligaciones que van más allá de pagarle mensualmente a la entidad bancaria. Hablamos concretamente de los recibos de agua y de luz, o pagos como el seguro, la cuota de la comunidad y otros de mantenimiento y reparaciones que puedan surgir, además de otras cuotas como el acceso a internet, el gas o la televisión por cable… Todos ellos gastos comunes para la gran mayoría de nosotros que tenemos que sumar al pago de la hipoteca. Esto supone que en comunidades autónomas como Castilla y León el gasto en vivienda ahoga al 5,3% de la población puesto que, tras abonar todos estos pagos, la cantidad de dinero que realmente les queda para pasar el mes, es mínima puesto que casi 130.000 personas que residen en esta autonomía, destinan al menos el cuarenta por ciento de sus ingresos al gasto derivado del mantenimiento de la vivienda.

Sin embargo, si ya tenemos una vivienda en propiedad y buscamos los mejores servicios para su mantenimiento, lo cierto es que podemos encontrarlos, si buscamos un poco, a buenos precios. En la actualidad existen multitud de compañías que nos sirven electricidad a nuestros domicilios, es por ello por lo que más allá de las empresas convencionales, existen otras que nos pueden ofertar el mismo servicio que las conocidas, a un precio mucho más reducido, con lo que, en este campo, estaríamos ahorrando a la larga, una cantidad de dinero considerable. Además, otra de las opciones pasa por la instalación de paneles solares o pequeños aerogeneradores capaces de abastecer nuestras necesidades del día a día, sino por completo, al menos en gran medida.

En lo que respecta al servicio de aguas, si vivimos en una vivienda adosada o en una casa con finca, esta factura también nos la podemos ahorrar. Tan solo necesitaremos crear un pozo de barrena o uno artesano en nuestra parcela, para tirar de él, una vez sepamos que el agua que nos da es potable.

Si hablamos de nuestro jardín, está claro que, si mantenemos nosotros mismos nuestras plantas y césped, nos saldrá mucho más barato que si por la contra contamos con la ayuda de un profesional, sin embargo, lo que, si que podemos hacer, es tener uno de mano, para que nos ayude a automatizar y ahorrar en los procesos, instalando, por ejemplo, un sistema de riego por goteo, que minimice el consumo de agua. Además, contar con plantas que no crezcan demasiado o a las que no le tengamos que prestar demasiados cuidados, es otro de los trucos que podemos aplicar para ahorrar algo de dinero.

¿Cómo hacer pequeñas reformas en nuestra casa y ahorrar dinero en ello?

Si en nuestros planes está realizar alguna pequeña reforma en nuestro hogar, bien sea para adaptarlo a las últimas novedades o por su mantenimiento, siempre podemos ahorrar algo de dinero a la hora de llevarlo a cabo haciéndolo nosotros mismos en nuestro tiempo libre. Actualmente existen multitud de áreas comerciales que cuentan con amplias tiendas de bricolaje donde podemos encontrar todo lo que necesitamos y en las cuales hay, además, profesionales que nos asesorarán y nos recomendarán los productos que tengamos que comprar en función de lo que necesitemos. Sin embargo, gracias a internet en ocasiones ya no necesitamos salir de casa para hacer estas compras puesto que si necesitamos, por ejemplo, arreglar nuestras baldosas o cambiarlas por unas nuevas, en Nivelación Cerámica tendrán exactamente las cuñas, perfiles, tenazas o las bases que necesitemos, entre otros productos, para dejar en nuestro hogar un acabado profesional sin necesidad de tener que llamar a un obrero.