Barcelona, mucho más que una apuesta por la calidad

En España hay muchas ciudades que bien merece la pena visitar. Podríamos pasar muchos años viajando a lo largo y ancho de la Península Ibérica sin que paráramos de conocer lugares sorprendentes y extraordinarios. En ese sentido, este país tiene mucho que ofrecer. Mucho y, además, muy diverso. Ese es el secreto que permite que la cantidad de turistas (tanto los nacionales como los que vienen de fuera) sea cada año mayor que el anterior.

Barcelona es una de las ciudades que más visitas recibe cada año en España. Los argumentos de quienes se decantan por la Ciudad Condal a la hora de disfrutar de sus vacaciones o de un puente o fin de semana son muy amplios. Uno de ellos es el que un artículo de El Periódico de Catalunya publicado en el mes de noviembre de 2014: Barcelona acababa de recibir el premio Platinum de calidad de los servicios en las ciudades. Unos servicios que hacen que la esperanza de vida en la ciudad sea de las más grandes de España.

Pero Barcelona es una ciudad que va mucho más allá. El diario La Vanguardia daba en otro artículo un total de diez razones por las cuales es conveniente y recomendable visitar la capital barcelonesa para todos los públicos. Entre esa decena de razones encontramos algunas de las cuales queremos hacernos eco.

  • Su excelente cocina la convierte en una de las ciudades más maravillosas del mundo.
  • La combinación entre modernidad y tradición es algo típico de la ciudad y que le da un plus que realmente pocas ciudades en el mundo pueden asumir.
  • Otro de sus grandes atractivos es la localización. Se encuentra situada en la costa pero la montaña no se encuentra lejos. ¿Perfecto, no es así?

¿Quién no iba a querer visitar Barcelona teniendo en cuenta todos estos motivos? La ciudad es una apuesta fiel y verdadera por el turismo y la vida de calidad, y todo aquel que la visita o tiene la intención de hacerlo suele valorar en gran medida esta apuesta. El departamento de marketing del hotel Boria Barcelona ha recopilado opiniones de muchas de las personas que han visitado la ciudad en los últimos meses y han comprobado que, de manera mayoritaria, lo que les ha atraído hacia la ciudad ha sido precisamente esa apuesta por la calidad en el turismo y en la vida en general.

No son pocos los que aseguran que, en efecto, Barcelona es el lugar más apropiado para vivir dentro de España. Es algo lógico. En Barcelona hay absolutamente de todo. Hay costa para los que sean más partidarios del calor y la montaña, para todos aquellos amantes del frío, no se encuentra en absoluto lejos. La ciudad cuenta con todos los servicios imaginables y el transporte permite llegar hasta prácticamente cualquier lugar de la ciudad y de sus alrededores durante prácticamente todo el día.

Los Juegos Olímpicos, el motor del cambio

Jamás un acontecimiento deportivo ha cambiado tantas cosas en una ciudad. Los Juegos Olímpicos de 1992, celebrados en Barcelona, transformaron la ciudad de un modo radical. Antes de su celebración, Barcelona ya era una ciudad en la que se podía vivir bien y cuya visita era casi obligada. Pero ahora, con la calidad de sus servicios, las enormes posibilidades de negocio que han surgido en las tres últimas décadas y la gran cantidad de facilidades que rodean a la ciudad, Barcelona se ha convertido en un reclamo ya no sólo a nivel nacional o europeo, sino en un ámbito mundial.

Buena prueba de ello es la cantidad ingente de personas que la visitan cada año. En efecto, Barcelona es ya una de las ciudades más visitadas de España y de Europa. Buena culpa de ello la tienen la Sagrada Familia, el Camp Nou, el Parque Güell, algunos de los restaurantes más destacados del país o la playa de la Barceloneta. Sea cual sea el motivo de la visita, Barcelona siempre es una apuesta segura.

Lo mejor de todo es que Barcelona es una ciudad que avanza y mejora acorde a los tiempos que corren. La combinación de modernidad y de historia, la enorme cantidad de posibilidades que ofrece y la vitalidad que se desprende de todas y cada una de sus calles y esquinas hacen hoy y harán mañana de Barcelona una de las mejores ciudades del mundo.