Haz de tu cocina el centro de tu hogar

Una cocina de sueño. Habrá muchas, muchas. En mi corazón. O en la realidad. O en el destino de un viaje. O sola, o con muchos otros, o dos a solas, en todos los lugares de mi vida habrá seguramente muchas cocinas.

Banana Yoshimoto, Kitchen

La cocina, esa parte fundamental de la vivienda, centro de reunión familiar y base de nuestro sustento diario. Cuántas y cuántas charlas trascendentales se habrán dado al calor de una cocina… No, la cocina no es una habitación más de la casa, es su misma esencia, su núcleo y su fundamento.

Discusiones, risas, llantos, debates de sobremesa y de borrachera… esas conversaciones absurdas disfrazadas de seriedad producto de las noches de alcohol desmedido y del hastío del día a día, y así, en la cocina y en voz muy bajita, termina la noche, y empieza el amanecer, ya es hora de acostarse. La botella de cerveza por la mañana,  nos recuerda, entre risas, el sinsentido de esa conversación, extraña, irreal, pero tan necesaria.

Por eso, la cocina debe ser el espacio más cuidado de nuestro hogar, pues ella nos cobija y abriga bajo su manto cálido, y nos alegra cada momento que pasamos en ella. Y eso lo saben en Alvimodul, donde disponen de un amplio stock de muebles para la instalación de cualquier tipo de cocina, armario o baño. En esta tienda de muebles de cocina en Barcelona encontrarás un equipo de profesionales encantado de atenderte y asesorarte sobre todos sus muebles de cocina o baño en función de tus necesidades, tanto si se trata de muebles en stock y catálogo como si es de una cocina a medida. Las posibilidades son infinitas y a unos precios incomparables. Porque la cocina no solo es donde se cocina y se come, es donde se vive.

La cocina a lo largo de la historia

La cocina siempre ha sido el centro del hogar, si sabrán de historias ellas… Y es que ha sido testigo de las vidas de los humanos a lo largo de siglos y siglos, de sus dudas, de sus sueños, de sus temores y de sus deseos, de sus fracasos, de sus logros, de sus amenazas y de sus odios. Si las cocinas hablaran tendrían mucho que decir, pero afortunadamente, callan.

Comer es un instinto básico, pero hemos sabido hacer de esa necesidad, un rito cultural como otro cualquiera. Y así comer, ha dejado de ser una manera de sobrevivir, para convertirse en una forma de compartir y dialogar, de expresar sentimientos e ideas y de crear.

Si, la cocina tiene algo espiritual que va más allá de la simple adición de alimentos y llevarlos al fuego. La cocina es lo que nos mantiene vivos, y el ser humano ha sabido agradecérselo otorgándole esa posición privilegiada que ocupa con respecto a las otras estancias de las casa. Y es por esta relación intrínseca que la cocina mantiene con la supervivencia y la evolución, que hemos hecho de ella el sentido de nuestra vida.

Y a veces charlo, a veces rezo, a veces lloro, como guiso en mi pequeña cocina del rincón.

Jack Kerouak, Poemas Dispersos