La calidad del galvanizado

El galvanizado  es el proceso electroquímico por el cual se puede cubrir un metal con otro. Se llama así porque se desarrolló a partir del trabajo de Luigi Galvani, quien descubrió en sus experimentos que si se pone en contacto un metal con una pata cercenada de una rana, ésta se contrae como si estuviese viva; posteriormente se dio cuenta de que cada metal presentaba un grado diferente de reacción en la pata de rana, lo que implica que cada metal tiene una carga eléctrica diferente.

De esta manera este proceso ha pasado a estar presente en nuestro día a día, convirtiéndose en lo mejor de cada casa, por eso se merece estar presente en esta web. El galvanizado más común consiste en depositar una capa de zinc sobre hierro; ya que, al ser el zinc más oxidable, menos noble, que el hierro y generar un óxido estable, protege al hierro de la oxidación al exponerse al oxígeno del aire.

Y se usa de modo general en tuberías para la conducción de agua cuya temperatura no sobrepase los 60 °C ya que entonces se invierte la polaridad del zinc respecto del acero del tubo y este se corroe en vez de estar protegido por el zinc. Afortunadamente España cuenta con el líder en galvanizado históricamente en el sur de Europa. La empresa Industrias Duero tiene 63 años de experiencia en el sector, disponen de 3 plantas de galvanizado en España y 1 en Portugal. Esto sí es marca España.

Acero o hierro

Los materiales a galvanizar, acero o hierros, deben comprarse a los proveedores habituales indicándoles claramente que debe ser acero o hierro, apto para galvanizado, debe exigirlo así, ya que todos los aceros no son galvanizables.  Si el acero o hierro no es el adecuado se suelen producir problemas de reactividad (elevada concentración de silicio y fosforo en su composición química, que produce que el Zn se lámine en capas o se levante al no producirse la aleación Acero-Zn).

También pueden aparecer colores mates en la pieza acabada que no tienen ningún problema de calidad pero empeora la imagen del producto y tiene más coste para el cliente ya que suelen tomar mayor cantidad de Zn.

Los aceros empleados en las piezas que se van a galvanizar para comprobar su calidad, se pueden contrastar en laboratorios con equipos de Espectrómetros de Masas en una prueba rápida y muy sencilla que se realiza sobre una probeta del material a emplear. Hay que verificar todo esto y utilizar aceros aptos para galvanizado para evitar sorpresas en los proyectos. Esa es la diferencia de trabajar con gente que te ofrece seguridad, y la que no.

En joyas

Otros procesos de galvanizado muy utilizados son los que se refieren a piezas decorativas. Se recubren estas piezas con fines principalmente decorativos, la hebillas, botones, llaveros, artículos de escritorio y un sinfín de productos son bañados en cobre, níquel, plata, oro, bronce, cromo, estaño, etc.. En el caso de la bisutería se utilizan baños de oro (generalmente de 18 a 21 quilates). También se recubren joyas en metales más escasos como platino y rodio. Y es que el lujo sigue estando en las joyas.

Como puedes comprobar, aunque suene raro, el galvanizado está muy presente en nuestras vidas.