Cómo hacer la mejor mudanza

Hacer una mudanza requiere una planificación, primeramente fijar la fecha en que nos interesa que vengan a recoger nuestras cosas y por supuesto tenerlo todo preparado para ese día, no dejar las cosas para última hora pues en ese caso nos llegaremos a sentir agobiados y totalmente sobrepasados por la tarea. Un punto muy importante es la contratación de la empresa de mudanza. Quien tiene una empresa cuya actividad es la organización de mudanzas por supuesto que sabe que lo más temible es el embalaje de la infinidad de pequeñas y grandes cosas que existen en un domicilio. Es increíble ver todo lo que se guarda y se atesora en una casa, todo está a rebosar, desde cajones, armarios o despensas, hasta garajes, sótanos, áticos. Para empaquetar todo debemos contar con un sinfín de fuertes y resistentes cajas de embalaje, que podemos adquirir en Cartonajes Mimo, una empresa líder en el sector y situada en Getafe-Madrid, que se dedica al diseño y fabricación de todo tipo de cajas de cartón garantizando a sus clientes que todos sus productos están fabricados con la más alta calidad concebida a través de sus sistemas de gestión homologados.

Entre sus productos podemos encontrar cajas plegables simples o de doble onda, anónimas o impresas en uno o varios colores, cajas de alta calidad impresas en offset con protección o diferentes tipos de plastificado destinadas a productos de alto valor añadido o promociones especiales, las cajas especiales para regalos de navidad o las estándar ideales para el embalaje, almacenaje o transporte de productos, como las que convienen para una mudanza. Por ello, cuando preparemos la nuestra, conviene que preguntemos sobre la calidad de las mismas a quien nos dé presupuesto para el servicio o incluso que comprarlas nosotros y encargar solamente el transporte.

Es interesante pedir varios presupuestos a diferentes empresas para comparar precios y servicios, pues estos pueden incluir desde el embalaje, recogida en domicilio, transporte de las mercancías al nuevo destino, hasta desembalaje y montaje. De estos servicios se pueden contratar todos o solamente los que interesen a la parte contratante. Antes de realizar el servicio, las dos partes pueden elaborar un inventario de los bultos a trasladar.

La contratación de un seguro de responsabilidad civil es una parte importante y muy interesante, aunque no todas las empresas lo ofrecen,             pues cualquier daño o desperfecto que se pueda ocasionar a los muebles o enseres durante su traslado quedaría cubierto. En caso de poseer un objeto especialmente valioso se deberá contratar un seguro especial para objetos de valor. Asimismo, hay que tener en cuenta que dentro de los posibles accidentes durante la mudanza también se encuentran los daños que se puedan causar a los vecinos, con roturas de cristales, arañazos en puertas, etc.

El momento de la ansiedad y el desorden…, o la limpieza de trastos

Una vez contratada la empresa y fijada la fecha, debemos ponernos manos a la obra, es el momento propicio para hacer la ansiada limpieza y desprendernos de muchas cosas que no se necesitan. Podemos comenzar clasificando nuestras pertenencias en tres grupos. En el primero podemos colocar la ropa o enseres que están en mal estado. En este caso los llevaremos a un punto de reciclaje o directamente a la basura. En otro grupo colocaremos las pertenencias que, encontrándose en buen estado, ya no deseamos guardarlas o no tienen cabida en el nuevo domicilio, como libros o muebles que no se adaptan. En este caso podemos donarlos o venderlos en tiendas de segunda mano. Y en tercer lugar, las cosas que deseamos conservar y trasladar a la nueva vivienda. Una vez decidido comienza el embalaje, empezaremos guardando lo que menos se usa. Lo más cómodo es elaborar una lista con lo que contiene cada caja, etiquetarla por fuera con un número y el nombre de la habitación o estancia a que corresponde.

Una vez realizado el traslado y el desembalaje, debemos comprobar el estado de los muebles y enseres por si han sufrido algún daño o deterioro, antes de abonar el servicio a la empresa de mudanzas, y no podemos olvidarnos de exigir la correspondiente factura.