Qué son los implantes dentales y dónde hacerlos

Si además de preocuparnos por la salud de nuestra boca queremos tener también una sonrisa bonita, no hay nada mejor que los implantes dentales, así que hoy vamos a contaros en qué consisten y cuál es la mejor clínica para hacernos este tipo de tratamiento dental: Periodoncia Calzavara y Morante, cuyos profesionales están especializados en periodoncia y también en la colocación y en el mantenimiento de los implantes dentales.

Antes de nada debemos explicar mejor qué son los implantes dentales. Se trata de raíces artificiales de titanio que se insertan en el hueso maxilar. Y estas raíces son las que darán soporte a los dientes artificiales fijos, asemejando en estética y prestaciones a los dientes naturales. De forma que además de completar nuestra boca, la perfeccionan de forma estética y natural. En el caso de varios dientes a reponer, no es necesario poner un implante por cada diente, sino que es posible hacer un puente de varios dientes sobre dos implantes. La gran ventaja de los implantes es que evita tallar o mutilar dientes sanos para reponer ausencias dentarias. Por lo tanto, se puede recuperar la función y la estética de una manera sencilla y predecible.

Según nos cuentan en la clínica Calzavara y Morante, los implantes de titanio se desarrollaron en Suecia hace más de treinta años. Desde entonces la investigación científica ha revolucionado el campo de la implantología. Tanto la superficie de los implantes como las técnicas quirúrgicas han sufrido una evolución tan importante que su equipo médico de especialistas en implantes dentales está siempre en continua formación y el abordaje de casos complejos se ha convertido en una terapéutica habitual de hoy en día.

En condiciones normales, es decir, con un hueso suficiente, el implante dental es un procedimiento rápido e indoloro. En unos quince minutos se coloca el implante de una manera atraumática, por lo que el posoperatorio es muy favorable. Además, con los implantes dentales de titanio no existe el rechazo y la tasa de éxito de implantes dentales es de un 98-99 por ciento, lo que lo hace uno de los tratamientos más predecibles en el mundo de la medicina.

Las ventajas de los implantes dentales frente a un puente es que al reponer la raíz de un diente perdido con un implante dental evitamos desgastar (o tallar) los dientes adyacentes sanos, además, en casos en los que los dientes vecinos tengan cierto grado de pérdida de hueso, no sobrecargamos estos dientes ni condicionamos la prótesis al pronóstico de los dientes. Frente a un aparato de quitar y poner como es el caso del puente, el implante dental tiene la gran ventaja de que es fijo, con todas las primacías que esto conlleva respecto a la función, la salud, la fonación y la estética.

En cuanto al tiempo de colocación después del diente, tras poner el implante este suele variar, desde dos meses al mismo día incluso, si la calidad del hueso lo permite.

Pero eso sí, debemos siempre hacer este tipo de tratamientos en clínicas especializadas y recomendadas, como es el caso de Calzavara y Morante, ya que las chapuzas, sobre todo dentro del sector de la medicina y de la odontología, están a la orden del día. De hecho, hace poco una mujer fue justamente indemnizada tras perder parte del hueso por unos implantes que no le hicieron de forma correcta. Y esto no hay dinero de indemnización que lo pague.

Los implantes precisan de un mantenimiento

Los implantes, como prótesis artificial en un tejido vivo como es el hueso, no están libres de complicaciones. Exigen de un mantenimiento exhaustivo para evitar que aparezcan complicaciones biológicas (infección y pérdida de hueso) o biomecánicas (fracturas, aflojamientos, etc.). Si un paciente decide ponerse implantes dentales debe ser consciente de que hay que asumir un mantenimiento periódico que variará de seis a doce meses en función de cada caso.