Buscar
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Cómo aislar la casa del frío?

Con la llegada del frío aumentan los gastos en calefacción y electricidad. Es muy importante el aislamiento de una vivienda, ya que se trata de combinar la eficiencia y el ahorro económico.

Un 99% de las viviendas de nuestro país tienen deficiencias en el aislamiento térmico y acústico. Una de las razones es porque el 75% del parque inmobiliario actual se construyó antes de que entraran en vigor las primeras directivas sobre eficiencia energética.

Para optimizar al máximo el rendimiento del sistema de calefacción debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Aísla térmicamente tu vivienda

Muchas veces los muros no están del todo bien aislados, para evitar esas pérdidas de calor es aconsejable revisarlos.

Cubrir el suelo con alfombras

En invierno puedes enmoquetar tu casa o colocar alfombras porque protegen nuestras habitaciones del frío y también aíslan acústicamente. Los expertos explican que por los suelos se escapa una cantidad importante de calor.

Poner estanterías junto a las paredes

Coloca librerías, estanterías, cuadros y espejos junto a las paredes para que ayuden a preservar la temperatura y aislar acústicamente la habitación.

Cubrir las paredes con murales

Para apostar por el aislamiento también puedes instalar murales de madera o tapices, ya que no necesitan demasiado trabajo para su colocación.

Cambiar la puerta

La puerta del domicilio se puede sustituir por una puerta con aislamiento térmico, con junta isofónica y pletina de solape en la parte inferior.

Limpiar la caldera

«Una limpieza a tiempo de la caldera también permitirá ahorrar combustible y producir menos residuos. Asimismo, este mantenimiento previo, antes de que llegue el frío y haya que usarla a diario, garantiza la seguridad cuando esté funcionando a pleno rendimiento», informa el diario La Vanguardia.

Aislar las paredes y el techo

Debes saber que por el techo puede escaparse el 35% del calor de una vivienda. Para aislar el techo coloca un falso techo por debajo del original, que se rellenará con un material aislante.

Para aislar paredes es aconsejable la colocación de placas de yeso, con lo que se genera una capa de aire intermedia que se rellena con material aislante, como corcho o lana de vidrio.

Los expertos explican que el corcho es un material muy recomendado como aislante, porque es resistente a los ambientes húmedos. A continuación, te explicamos cuáles son los mejores materiales aislantes:

La madera: Puede emplearse para el revestimiento de cámaras de aire.

El poliestireno extruido o XPS: Es económico y se trata de un derivado del petróleo resistente a la compresión.

El poliestireno expandido o EPS: Es parecido al anterior, pero es más absorbente. Los expertos optan por este material por su baja conductividad.

La lana de roca: Se compone de una mezcla de fibras de roca y de vidrio. Estos materiales pueden ser flexibles o semirrígidos.

La espuma de poliuretano: Es uno de los materiales que se aplica mediante insuflado en el interior de las cámaras aislantes.

-La celulosa: Es un material ecológico y también se aplica mediante insuflado o soplado para rellenar las cámaras de aires.

Ventanas de PVC

Si tus ventanas son muy antiguas o tienen cristal simple debes cambiarlas. Unas ventanas que ofrezcan un buen aislamiento mantienen el calor incluso horas después de haber apagado la calefacción.

Cambiar las ventanas reduce la entrada de agentes contaminantes, mejora el aislamiento acústico, reduce las emisiones de CO2, etc.
Los profesionales de Crearsur explican que las ventanas de PVC son muy populares por su aislamiento y seguridad.

Además, son un 30% más baratas que las de aluminio y un 25% más aislantes.
Con estas ventanas puedes ahorrar en tu factura de luz y gas todos los meses hasta un 50%.

El PVC mejora la seguridad, porque los cerramientos incorporan un refuerzo interior de acero galvanizado, por lo que son muy resistentes a los golpes.

Es un material ecológico y respetuoso con el medio ambiente. Los marcos de las ventanas de PVC, suelen fabricarse con materias primas recicladas.

Requiere poca energía, es decir, 2,5 veces menos que el aluminio. Además, es reciclable casi al 100%. Es fácil de limpiar, porque los perfiles se limpian con jabón y un paño húmedo. Aunque también puedes utilizar productos específicos para PVC.

Estas ventanas pueden durar 50 años y no requieren de mantenimiento. Pueden utilizarse tanto en casas antiguas como nuevas.

Escoge un color que se adapte al estilo de la vivienda. Antes estas ventanas eran blancas, pero en la actualidad encontrarás una amplia gama de tonalidades.

Te recomendamos los bicolores, es decir, se puede elegir un color para el exterior de la casa y otro para el diseño interior. ¡Opta por las ventana de PVC porque son duraderas, económicas, fáciles de instalar y mantener!

Comparte este post:

Recibe nuestras mejores recetas y consejos de expertos directamente en tu bandeja de entrada.

Únete a más de 10.000 suscriptores

Al enviar este formulario, acepta nuestra política de privacidad.

También le puede interesar

Libros recomendados

Reflexionar sobre el estudio, descubrir su sentido y llevarlo a la práctica a través de una buena estrategia es un camino

Scroll al inicio