Elegir la limusina más adecuada

Cuando se quiere elegir la limusina más adecuada, debemos pensar en otros criterios.  Algunos profesionales del sector creen que los usuarios no siempre se informan bien antes de acudir a este tipo de servicios, pues deberían tener en cuenta a la hora de elegir la ocasión para que la necesitan, el número de personas, las horas o la distancia a la que se encuentra.

Preparando los detalles para reservar la limusina

Muchas empresas lo que hacen es cobrar por hora, por lo que se deben organizar los eventos y hacer el cálculo del tiempo necesario que queremos alquilar.

Relación calidad precio

Los servicios de limusinas no son todos iguales, no debiendo el precio ser el único factor importante a la hora de decidir. Al igual que los hoteles, hay diferentes clases de servicios.

La seguridad es importante

Para que tanto tú como el grupo os encontréis en las mejores manos, lo mejor es que la propia empresa de taxis que ofrezca el servicio tenga toda clase de garantías, con un registro, licencia y seguros adecuados.

Una limusina para cada clase de servicio

Dependiendo del servicio que se ofrezca puede ser conveniente uno u otro servicio.

Reserva con el debido tiempo

Esto se hace necesario en especial en los eventos en los que vayamos a necesitar más de un vehículo, pues habrá que reservar con la debida antelación.

En las bodas, lo mejor es hacer un cálculo con una previsión que puede ir de 12 a 18 meses, pero por lo general se piden con entre tres a cuatro semanas de tiempo.

Cuando se haga la reserva, lo mejor es solicitar la confirmación por escrito, así como llamar con una semana de tiempo para poder constatar que todo va perfecto y confirmar.

Los congresos y las limusinas

Hay algunas ciudades que suelen tener una gran celebración de congresos o de eventos, lo cual puede suponer que la demanda en cuestión pueda agotarse en determinadas fechas. Por lo tanto, si sabemos lo que vamos a necesitar, habrá que estar atentos a los hechos y así anticiparnos a la hora de contratarlos.

Hay que valorar todas las ofertas de las empresas

Es posible encontrar muchas empresas en la red, por lo que siempre es bueno contactar con ellas y te cuenten todo lo necesario. En este sentido, no te olvides de que la atención que se pueda recibir por vía telefónica seguro que dice bastante de la clase de empresa.

Pregunta siempre todo lo que vayas a querer sin miedo alguno, así como comprueba el trato que haya a la hora de responder a las peticiones. Siempre es interesante preguntar por las taridas y si existe alguna de fianza o tarifas de cancelación de los servicios, o algunos servicios extras.

El chofer

Se debe uno decidir o tomar la decisión partiendo de los parámetros que se puedan obtener o comparar, eligiendo la que creamos que nos genera más confianza. Algo importante en cuanto al chofer.

Siendo realistas, no va a ser fácil sacar información sobre el chofer, porque muchas veces es posible que nos asignen a uno u otro dependiendo de la necesidad logística del momento, pero siempre que sea posible, mejor informarse.

En ocasiones puede haber requerimientos especiales, como que pueda hablar un determinado idioma o que sepa la ciudad al dedillo.

El precio es importante, pero no lo es todo

Aunque el precio adquiere una gran importancia, más lo es un servicio adecuado. No tomes la decisión de manera automática por el precio más reducido, pues puedes llegar a acabar en una limusina de los años ochenta con un chofer que de mala imagen.

Reservar la limusina

En el momento en que hagamos la reserva, lo mejor en estar seguro de que tenemos una copia del contrato y del número de reserva, así como que venga reflejada la política de cancelación, tanto por escrito como por correo electrónico, además de la paga y la señal.

Puedes llamar unos pocos días antes de tal forma que se pueda confirmar y también solicita el móvil personal de quien vaya a ser el chofer de la limusina, chequeando los detalles y averiguando se tiene toda la información necesario, por si existe algo que no se haya previsto.

Las empresas intermediarias

Hay empresas del mercado de las limusinas que lo que hacen es pasarse trabajos de unas a otras dependiendo de la posibilidad de poder cubrir las demandas existentes. Algo importante es consultar si puede llegar a pasar esto con tu propia reserva. En el caso de que sea tarde, no dudes es comprobar los detalles, que no existan malos entendidos y si es posible que la empresa nueva cumpla con todo lo que has pedido.