Los mejores servicios para la tercera edad

Hoy, las personas viven más tiempo, pero también se producen menos nacimientos que antes, y por lo tanto, la sociedad ha de enfrentarse a un nuevo reto, responder a las demandas de un mundo cada vez más envejecido. España, está a la cabeza y según los datos, existen más de 8 millones de personas mayores de 65 años.

Uno de los principales problemas de la vejez, es la soledad, que según l@s profesionales, llega a empeorar su salud. Y es que no todas las personas tienen familia al llegar a esa edad, o en algunos casos, la familia no puede hacerse cargo de ellas, ya sea porque viven en otras ciudades, por motivos laborales o por cualquier otra circunstancia. En este sentido, la residencia de ancianos, el apartamento tutelado o los servicios de acompañamiento para mayores, según el caso, son la mejor opción, para que estas personas, puedan vivir esta etapa de la vida, con todos los cuidados y atenciones que necesitan.

Con este panorama, no cabe la menor duda de que montar una residencia de ancianos puede resultar una interesante oportunidad de negocio. Pero es algo más que un negocio, ya que estos centros, alojan y  prestan servicios de atención integral a personas de la tercera edad. Por lo tanto, en primer lugar, si decides abrir un centro de estas características, has de tener en cuenta, que son personas que necesitan muchos cuidados y un trato especial. ¿Te gusta trabajar con personas mayores?, ¿crees que estás preparad@ para gestionar un residencia o un centro de día para ancianos? Bien, te diremos que necesitas para poner tu proyecto en marcha.

Abrir una residencia de ancianos y sus riesgos.

En España, hay unos 5000 geriátricos, pero las plazas son insuficientes para dar cabida a tanta población envejecida, sobre todo desde que salieron las ayudas de la Ley de Dependencia, que provocó un importante aumento del número de solicitudes. De ahí, que una residencia de ancianos privada sea una interesante opción si quieres emprender en un negocio con futuro.

Empecemos con el perfil de esta persona, que ha de ser el de alguien con conocimientos y formación al respecto, como puede ser un médic@ o enfermer@. Si tienes una carrera socio sanitaria, eres el candidat@ ideal para dirigir un negocio de este tipo.

En cuanto a los servicios, has de tener en cuenta, que en primer lugar, un centro de ancianos, es un espacio dirigido a la comodidad. La administración exige cada vez más requisitos relativos al personal que debe trabajar en estos centros, así como de los servicios que deberían tener. Al mismo tiempo, existen grandes inversores interesados en un negocio que promete grandes oportunidades de éxito. Por lo tanto, si decides abrir un geriátrico, debería ser lo suficientemente grande para alojar cómodamente a los residentes y a la vez poder ofrecerles todos los servicios que necesitan.  La competencia es brutal y hacerse un hueco en un mercado tan saturado como el actual, no siempre es fácil. Hace unos años, cualquiera abría una residencia, pero aunque puede ser un negocio muy rentable, lo cierto, es que no siempre es así.

Invertir en las instalaciones y el mobiliario, es fundamental. Recuerda, que además de práctico y cómodo, has de ser bonito. Cuida la estética, eso les hará más felices. Los hay súper chulos y a muy buen precio en Abisal Mobiliario, que cuenta con mobiliario de geriátrico con estructura de madera de haya maciza de 1ª calidad, sin nudos, con ensambles y sin tornillos ocultos, sin puntos, reposabrazos con aristas redondeadas, asiento y respaldo provistos de cremallera,  y un montón de características, que hacen de estos muebles de geriátrico, los mejores del mercado.

Por eso, tras un análisis del mercado, has de definir muy bien cuál será tu principal público objetivo, y en función de esto, abrir el tipo de centro que más te convenga.

En primer lugar están los apartamentos tutelados, en los que viven de 1 a 8 personas, y por norma general, está vinculado a un centro de día, residencias con un pequeño número de usuarios.

También están las residencias las residencias de ancianos, que pueden ser temporales o permanentes, o centros de día.

Algunas de estas residencias están financiadas por la Administración, y por tanto el residente, solo debe aportar una parte de su pensión. Otras son concertadas, y por lo tanto parte de la gestión es pública y parte privada. Y otras, son totalmente privadas.

Si te interesa este sector, analiza el entorno e invierte con cuidado.