Los mitos más habituales sobre las ventanas de PVC

La elección de las ventanas del hogar es una decisión de gran importancia. Sea cual sea el resultado final, no hay que olvidar que terminará teniendo un impacto directo en el confort de la casa y en cómo se encontrarán sus habitantes.

Lo lógico es contar con dudas, pues tanto el PVC como el aluminio o la madera tienen muchas prestaciones, acabados o formas que, ciertamente, complican la labor de saber qué opción es la más conveniente.

Vamos con algunos de esos mitos:

Menor calidad de las ventanas de PVC

El que el PVC sea un plástico hace que mucha gente todavía crea que son de menos calidad que otros materiales. El caso es que el PVC es un plástico que tiene una elevada resistencia y donde destacan sus cualidades de carácter aislante, elevada durabilidad y casi ninguna necesidad en cuanto a tratamiento.

No resisten tan bien el paso de los años las ventanas de PVC

Se suele decir que se deforman y amarillean antes. El caso es que no es verdad y la percepción de gente es que son más frágiles, lo cierto es que su vida útil es larga e incluso llega al medio siglo. Se han fabricado para poder soportar el paso de los años sin que se deformen por las grandes propiedades que tiene el PVC y los refuerzos en materia de acero que tiene la carpintería dentro.

Los perfiles de PVC se han diseñado para que puedan ir conservando el aspecto inicial por toda su vida. Una exposición prolongada al sol no hace que amarillen y la lluvia tampoco hace que nazcan manchas de humedad.

Son más caras las ventanas de PVC

En sus comienzos eran mucho más caras que las de otros materiales, pero el crecimiento del mercado y aumento de la producción ha ido haciendo que la competitividad de los precios sea mayor.

Ahora las ventanas son más económicas que las que fabrican otros materiales. Si además a ello se le añade su vida útil larga y propiedades aislantes tan interesantes que superan a las que tiene el aluminio, hace que sea una inversión de lo más interesante.

Son blancas y de medida estándar, no son variadas

Esto no es cierto, en especial que tiene medida única. Hay muchos colores para poder elegir, incluso existen tonalidades imitando la madera. Las ventanas de PVC pueden encajar en toda clase de ambiente y no tienen problemas para adaptarse a distintas estéticas y lugares.

Además tienen tanta versatilidad como otro material, pues se pueden hacer a medida y admitir cualquier clase de tamaño, sistema para abrir y forma.

Las ventanas de PVC son altamente inflamables

Existen plásticos que arden con suma facilidad, pero no son las ventanas de PVC, no solo son inflamables, también tienen una serie de tratamientos que hacen que soporten temperaturas elevadas antes de que ardan.

Todo esto ayuda a que se propague un fuego en los casos de incendio.

Las ventanas de PVC son malas para la salud

Los mitos son eso, algunas veces incluso descabellados, como el que decía que el PVC tenía ingredientes que producían cáncer, lo mismo que la gente que dice que cuando se caliente lo que hace es desprender una serie de gases que son nocivos si se inhalan de manera habitual.

Debemos saber que todo esto es erróneo y ahora los fabricantes lo que hacen es utilizar fórmulas que van superando la totalidad de controles de seguridad para la salud, en España y en el resto del mundo. El PVC ha pasado a ser de los materiales que más se estudian y controlan por multitud de organismos de las naciones.

El PVC es altamente contaminante

Hay la teoría de que el PVC tiene un gran coste para el medio ambiente, en sus comienzos y también al final de la vida útil del mismo. A la hora de fabricarse, el PVC cuenta con un elevado coste de energía y lo que haría sería generar mucha contaminación. Una vez acaba su vida útil, no se puede reciclar.

Todo esto es una sucesión de errores, pues lo cierto es que, como nos dicen desde ventanasdepvcgranada.com, la producción de PVC llega a emitir menos CO2 que otros materiales como el aluminio. A la hora de producir perfiles nuevos, se pueden usar los de PVC que ya están fuera de uso, puesto que hablamos de un material totalmente reciclable al ser termoplástico. Ahora no dirás que no sabes más cosas sobre el PVC. No merece la pena hacer caso a los mitos así porque así. Siempre hay que contrastar las informaciones.