Personas mayores y sus necesidades dentro del hogar

Vivir con una persona mayor puede ser -o parecer- complicado, porque hay ciertas necesidades propias de la edad, que deben ser atendidas para la comodidad y seguridad del anciano, así como también para el resto de los miembros de la familia. Sin embargo, realizar ciertas modificaciones sencillas en la rutina diaria y en el hogar, puede hacer mucho más simple la convivencia con los abuelos en casa.

Lo primero que debemos tener claro, es que vivir con una persona de la tercera edad, no convierte nuestro hogar en una clínica; pero sí requiere de la atención a ciertos detalles que le permitirá a la persona mayor, mantener la independencia de una forma más segura y minimizando los riesgos de accidentes.

Antes de hablar sobre las modificaciones al espacio físico en casa, debemos hablar de las formas de atender eficazmente a una persona mayor, de forma que podamos cubrir sus necesidades en todos los aspectos, siendo uno muy importante, la alimentación.

La alimentación para personas mayores en el hogar

Una alimentación balanceada es fundamental para todos los seres humanos, sin embargo, cuando hablamos de alimentar a una persona mayor, debemos tomar en cuenta algunos aspectos puntuales, que nos asegurará que reciban la mayor cantidad de nutrientes.

Por supuesto, cada caso es especial y todo lo que hagamos debe ir acompañado de las instrucciones del médico, pues es él quien sabe exactamente las necesidades propias de la persona y de su organismo, pero existen algunas recomendaciones generales en lo que se refiere a la alimentación, que compartiremos a continuación:

Nutrientes fundamentales para la tercera edad

Cuando planifiquemos la alimentación de una persona mayor, debemos tomar en cuenta que ellos necesitan nutrientes específicos, por lo que integrar alimentos que los contengan, es fundamental para lograr una alimentación balanceada, estos son:

  • Vitamina D: Vital para evitar la anemia. Se obtiene en pescados como salmón, caballa y atún y cereales fortificados. Una exposición leve al sol también es ideal para absorber esta vitamina.
  • Zinc:Antioxidante natural que podemos conseguir en legumbres, pescado, cereales, huevos y carne. Ayuda a regular el sistema
  • Vitamina B12: Está presente en el marisco, carne magra y pescado. Ayuda a mejorar el desarrollo mental y a evitar enfermedades relacionadas con el deterioro cognitivo.
  • Calcio: Mineral esencial para los huesos, junto con el fósforo. Está en los productos lácteos, frutos secos, pescado y productos provenientes de la soja. Reduce el riesgo de osteoporosis.
  • Potasio: Contenido en verduras, frutas y yogures. Reduce el riesgo de hipertensión.

¿Qué alimentos evitar?

En toda dieta saludable, la recomendación es disminuir en lo más posible, el azúcar, la sal y las grasas, en el caso de la alimentación para personas mayores, esto es fundamental, deben evitarse los alimentos muy condimentados, las frituras, los postres grasos y muy dulces.

¿Cómo mantener hidratado a una persona mayor?

Uno de los problemas principales cuando se trata de atender a una persona mayor, es que con la edad se va perdiendo la sensación de sed, por ello es necesario recalcar la importancia de beber líquidos, aunque no se sienta la real necesidad de hacerlo, para cubrir esta necesidad, seguir las siguientes recomendaciones puede ser de gran ayuda:

  • Ofrecerles líquido de forma rutinaria a lo largo del día y estimularlos a beber, aunque no tengan sed.
  • Mantener una dieta liviana y frugal. Debería ser rica en frutas, jugos de fruta, verduras, gelatinas y helados de agua.
  • Evitar la exposición solar. De ser inevitable, hacerlo sólo en los horarios extremos (a primera hora del día o última hora de la tarde), y protegido del contacto directo con el sol (con sombreros, paraguas o sombrillas).
  • Mantener ventilados y frescos los ambientes.
  • Vestir a los ancianos con ropas livianas y claras.
  • No tomar diuréticos sin la estricta indicación médica.
  • Aumentar la ingesta de alimentos como sopas, frutas y hortalizas que contenga un 80% a 90% de agua debido a que son fuente de nutrientes esenciales.
  • No es recomendable el consumo de bebidas alcohólicas por su efecto deshidratante.

Salud mental de la persona mayor en casa

La salud mental de los ancianos afecta no solo a quien la padece sino a su entorno familiar y a sus cuidadores, por lo que es importante involucrarse para mantener una buena salud mental trabajando con nuestros mayores en su bienestar emocional y cognitivo. Contribuir a conservar la salud mental en las personas mayores es sencillo si seguimos algunos consejos prácticos como los que compartiremos a continuación:

  • Ejercicios de agudeza mental: Leer, hacer sudokus o crucigramas, jugar al dominó o al ajedrez son actividades que estimulan el cerebro y favorecen la creación de conexiones neuronales.
  • Romper con la monotonía: Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los ancianos es la soledad y el aislamiento. Esto lleva a un estilo de vida rutinario y monótono que puede influir en un estado de ánimo depresivo, participar en actividades de grupo, con la familia, con asociaciones o con amigos, ayuda mucho al adulto a sentirse más feliz.
  • Desarrollar la creatividad: La creatividad sirve para desarrollar la agudeza mental, por lo que es una buena forma de mantener una buena salud mental en las personas mayores. Nunca es tarde para aprender aquello que siempre les gustó pero no tuvieron tiempo de hacer cuando eran jóvenes.
  • Fomentar la autonomía: Muchas personas mayores sienten que ya no sirven para nada, que no son necesarios para la familia e, incluso, que son un estorbo. Ayudarles a mantener su autonomía dentro de lo posible es una buena forma de que se sientan útiles y autosuficientes.

¿Cómo ayudarles a mantener la autonomía?

Cuando hablamos de autonomía, nos referimos a que las personas mayores puedan hacer vida normal en la medida de las posibilidades, andar por la casa libremente, poder levantarse y acostarse fácilmente, preparar alguna comida, son cosas fundamentales para que el adulto mayor esté cómodo y feliz, por ello, es necesario tener en cuenta lo siguiente:

  • Cama adecuada: Contar con una cama adecuada a sus necesidades es fundamental, por ello, los especialistas de Cuidaria, recomiendan camas altas para que el levantarse y acostarse sea más sencillo, a su vez, estas deben colocarse de forma que puedan utilizar ambos laterales para la comodidad a la hora de subirse y bajarse de la cama. En el caso de tener movilidad reducida, se recomienda camas articuladas, para facilitar el movimiento, tanto de la persona mayor, como del cuidador.
  • Buena iluminación: La luz debe ser uniforme en todas las estancias de la casa, sin una potencia demasiado elevada que pueda llegar a deslumbrar. También se recomiendan sensores de movimiento que faciliten el encendido de las luces, ubicar los interruptores cerca de las puertas de las habitaciones, entradas de pasillos y escaleras, a su vez, es importante que los interruptores estén señalizados, para ello, podemos colocarles stickers que brillen en la oscuridad de forma que sean sencillos de encontrar.
  • Cocina adaptada: Una vitrocerámica es de gran utilidad porque es más fácil evitar quemaduras al cocinar. La altura de la encimera debe ser de unos 85 centímetros de alto, el espacio libre debajo del fregadero y la cocina debe contar con un mínimo de 70 cm de altura, 80 cm de ancho y 60 cm de profundidad.
  • Suelos adecuados: Es importante que el suelo se encuentre en buen estado, sin desniveles ni escalones que puedan hacerles tropezar, el uso de alfombras no es muy aconsejable, pues puede generar accidentes, en caso de usarla, deberá ser de gran tamaño para que sus bordes no queden en medio y deben contar con una base antideslizante de goma debajo de ellas para evitar que se muevan.
  • Baño adaptado: Se recomienda que el lavabo disponga de un espacio de transferencia lateral de anchura de 80 cm a un lado (para usuarios en silla de ruedas) y la altura del asiento entre 45 y 50 cm. Mejor un plato de ducha que una bañera para un acceso más seguro. Es muy importante disponer de barras de apoyo y sujeción.
  • Mobiliario adecuado: Se recomienda que las medidas de los muebles estén comprendidas entre 0,4 y 1,40m de altura y que los cantos no sean afilados, en este sentido, se aconseja que los muebles cuenten con cantos curvos o protegidos con elementos acolchados. Además, es importante que todos los muebles estén colocados en lugares que no obstruyan el paso.
  • Ventilación: La renovación de aire es fundamental para la salud por tanto un requisito imprescindible también en este caso, se debe evitar colocar muebles y cortinas pesadas que entorpezcan la apertura de las ventanas.
  • Seguridad ante todo: En caso de tener a una persona de la tercera edad, todas las medidas de seguridad, son tan importantes, como cuando tenemos a un bebé en casa. Por ello, es fundamental tener detectores de humo, intercomunicadores que vayan a las habitaciones más concurridas y alarmas generales para la propiedad. De esta manera logramos minimizar los riesgos de accidentes y malos ratos.

Tener a una persona mayor en casa, no tiene que ser un problema, por el contrario, puede ser una forma de unir más a las familias y sobre todo, de darle a nuestros mayores, la mejor calidad de vida, rodeados de sus seres queridos y permitiéndole disfrutar de sus años de vejez, de forma tranquila, digna y feliz.