Regalar velas: un detalle original y muy interesante

Cuando se piensa en obsequiarle algo a una persona importante, debemos enfocarnos en lograr que el regalo tenga una personalidad propia y que la persona que lo reciba pueda percibir sus gustos. La tendencia actual es hacer que los obsequios sean pensados globalmente, que se pueda ver como una experiencia recibirlo.

Cuando hablamos de experiencia es que el regalo no sea enfocado solamente en un objeto, sino que todo lo que se obsequie vaya ligado y pensado para atrapar la atención del obsequiado, por ello, lo importante es jugar con varios elementos que no tienen que ser precisamente costosos, sino que estos puedan generar una emoción más intensa.

Cuando pensamos en regalos, evidentemente se piensa en un presupuesto que se debe mantener, porque es fundamental entender que por mucho que queramos obsequiarle algo a alguien, debemos proteger nuestros gastos y llegar a fin de mes, por ello, darle personalidad a un regalo no va directamente del presupuesto que en él se gaste.

Digamos que el regalo principal es un libro, si lo entregamos tal cual como salió de la librería tiene un efecto mucho más plano que si se entrega en una pequeña caja que contenga un par de detalles más que hagan que descubrir el libro sea parte de un todo y que sea el todo. Así, el crear un conjunto que haga del regalo uno aún más especial, puede involucrar muchos y distintos elementos según la personalidad de quien vaya a recibirlo.

Uno de los elementos más atractivos, versátiles y en tendencia, para acompañar regalos son las velas, pues estas ofrecen un abanico enorme de posibilidades, tanto en forma como en olores, lo que da un valor añadido al obsequio. Según los especialistas de Velas Mas Roses, el auge de las velas se debe a que hay una para cada gusto y son fácilmente personalizables para que sean únicas, ya sea en forma, tamaño color y en olor, y es justo de lo que hablaremos a continuación:

Significados de los colores de las velas

Si pensamos en un regalo globalizado, un aspecto importante a tomar en cuenta es el color de los detalles que lo acompañarán, y las velas tienen una amplia variedad de opciones de colores, cada uno con significados diferentes, por lo que elegir la que se adapte mejor a la persona que recibirá el obsequio es una manera de personalizarlo mejor. Estos son algunos de los significados:

  • Velas azules: Es el color de la mente y del conocimiento y simboliza la calma y la inspiración, las velas azules favorecen la espiritualidad y ayudan a crear ambientes sosegados y tranquilos. El color azul ayudará en los momentos de estrés, por eso recurrimos a él cuando buscamos equilibrio y serenidad. Este color es ideal para personas creativas, aficionadas a la lectura, por lo que puede encajar perfectamente en regalos como libros, pinturas, diarios.
  • Velas moradas: El color morado es el tono místico por excelencia, por lo que es ideal para personas muy espirituales y que gustan de meditar, a su vez, es una buena opción para quienes tienen personalidades muy ansiosas y requieren potenciar los estados de calma, además que también sirven para mantener espacios tranquilos en el hogar.
  • Velas rojas: Es el color del fuego y la sangre, es excitante y estimula la acción. Estas velas contribuyen a mejorar la confianza en uno mismo y aportan seguridad, además que simbolizan la fuerza y la actividad. Son ideales para deportistas y personas muy apasionadas.
  • Velas amarillas: Es el color del sol, símbolo de vida, así que este color es el del optimismo y la alegría, ideales para personas muy enérgicas, y llenas de positivismo. su versatilidad se debe a que pueden aportar un empujón energético a quien lo necesite. Además, es el color de la inteligencia, estimula la mente, mejora la concentración y representa la sabiduría. Este color eleva el ánimo y la moral, ayuda a crear un ambiente creativo y alegre y actúa como estimulante del sistema nervioso.
  • Velas verdes: El verde se asocia con la naturaleza, por eso relaja y nos llena de serenidad. Es el color de la esperanza, a su vez se relacionan con la suerte y la abundancia. Son buenos regalos para personas que gusten de la naturaleza y que disfruten de los espacios abiertos, también para aquellos que estén pasando por momentos difíciles.
  • Velas marrones: Es el color de la tierra y se asocia con la seguridad y la estabilidad, por eso es ideal para regalos que intenten animar a alguien en el proceso de alcanzar una meta; y es que ayudan a disminuir la inseguridad. En conjunto con el rojo, es el color de la fuerza y la perseverancia, por lo que funcionan muy bien para quienes necesitan una inyección de confianza en sí mismos.
  • Velas naranjas: El color naranja es el de la alegría y la luminosidad, este aporta seguridad, fuerza, optimismo, energía positiva y la alegría de vivir. Es el color de la creatividad y funciona muy bien como un regalo para alguien que necesite un poco de impulso para salir de un bucle negativo.
  • Velas negras: Contrario a lo que se pueda pensar, el negro potencia los dones y talentos de las personas y absorben la energía negativa, por lo que es ideal para regalar a personas creativas.
  • Velas blancas: Estas se relacionan con la pureza interior, la limpieza, la calma, y la perfección. Son ideales para personas que disfrutan del orden y la claridad, además de ser muy populares. Funcionan en cualquier espacio, pues se adapta fácilmente a todos los estilos de decoración.

Aspectos a tomar en cuenta para elegir una vela aromática

Ya hemos hablado sobre los colores de las velas y sus significados, pero si queremos personalizarlas aún más, podemos elegir una fragancia para darle más valor al regalo y que se adapte mejor a la personalidad de quien lo recibe.

La aromaterapia es la disciplina que apuesta por el poder del sentido del olfato para estimular las funciones del organismo a nivel sensorial y extrasensorial. Esto surge del uso de los aceites esenciales extraídos de hojas, flores, raíces y tallos. Así, se pueden usar por sí solos en terapias curativas y de relajación, y estos son los aspectos que deben tomarse en cuenta para elegirlos:

Su calidad

Siempre será mejor optar por velas artesanales, fabricadas con cera vegetal en lugar de parafina y que contengan perfume de alta calidad. Son más saludables y su olor es más intenso.

Su aroma

El sentido del olfato es especialmente subjetivo, un mismo olor puede encantar a una persona y no gustar a otra. Por eso, si no estamos seguros de las preferencias de la persona, lo mejor será optar por fragancias suaves. Las siguientes opciones suelen ser las más populares:

  • Canela: Es afrodisíaca y un estimulante mental.
  • Coco: Reduce el ambiente negativo. Atrae a los buenos amigos y endulza los ambientes.
  • Lavanda: Relajante, elimina la ansiedad y el estrés, ayuda a despejar las mentes cansadas. Muy utilizada a la hora de preparar exámenes.
  • Jazmín: Antidepresivo, relajante y sedante. Elimina los olores desagradables.
  • Sandía: Reduce el ambiente negativo.
  • Manzana: Alivia la migraña.
  • Gardenia: Genera bienestar y fuerza para salir de un problema.
  • Vainilla: Es aromatizante, endulzante, antidepresivo y calmante. Para los enamorados, materializa una relación sexual y amorosa. Su fragancia sensual atrae de igual manera a los hombres que a las mujeres.
  • Limón: Evita la depresión, la ansiedad y el mareo.
  • Eucalipto: Desinfecta el ambiente y promueve la concentración.
  • Rosa: Mitiga la depresión, el insomnio, el dolor de cabeza, la tristeza y el estrés en general.
  • Geranio: De efecto equilibrante, aporta un balance entre cuerpo, mente y emociones. Alivia la ansiedad, la depresión y los estados de humor cambiantes.
  • Naranja: Es antiespasmódica, sedante, astringente, antiséptica y depurativa.
  • Tomillo: Despierta la memoria, la inteligencia y la capacidad de concentración. Recomendado en casos de agotamiento mental, estrés o esfuerzo excesivo.
  • Cedro: Inspira ánimo y optimismo. Logra una excelente conexión entre lo físico y lo espiritual, contribuyendo a que nuestra mente se aclare y a que tengamos buen juicio. Calma la agresividad.

Su duración

Nada como regalar un recuerdo duradero. Una vela que aguante bastantes horas tendrá la capacidad de devolver a esa persona a los mejores momentos de las navidades pasadas.

Su recipiente

Además de ser funcional y decorativo mientras dure la vela, en muchos casos pueden reutilizarse para nuevos usos. Por ejemplo, para meter las brochas de maquillaje, los bolígrafos o incluso como maceteros.

Los regalos siempre son una muestra de cariño de quien lo da a la persona que lo recibe cuando nos tomamos un tiempo para elegir elementos que sepamos que encajan con la personalidad, los gustos y las necesidades de quien va a recibirlo, por lo que no solo se muestra un interés genuino en la persona, sino en su bienestar general.

Las velas, ya sean como regalo principal o como acompañante, son una experiencia por sí mismas, lo que significa que quien la reciba podrá valorar diferentes aspectos, su olor, su belleza y le dan un valor personal al regalo sin necesidad de hacer un gasto demasiado elevado.