Aprende como embalar correctamente tus paquetes antes de enviarlos

Embalar un producto o paquete es un proceso bastante sencillo que se debe realizar antes de hacer un envío, de modo que el contenido no sufra ningún tipo de desperfecto y llegue en perfectas condiciones a su destino. El propósito principal del embalaje es proteger el empaque para que no sufra accidentes durante el traslado, el tipo de embalaje que se debe escoger depende exclusivamente del tipo de envío que deseas realizar, pero para eso, primero debes saber cómo empaquetar y elegir el material que mejor se adapte a tus necesidades, es una tarea bastante sencilla y te contamos como puedes hacer ambas cosas gracias a los expertos en servicios de envíos y transporte de mercancía de All Scand Cargo quienes tienen años de experiencia realizando envíos en toda España y Europa.

¿Cómo embalar correctamente un paquete?

Generalmente el material que se utiliza para empaquetar son cajas de cartón, por eso al momento de elegirla debes revisar que este en perfecto estado, tenga una contextura gruesa, que no tenga ningún tipo de deterioro o fisura y que sea resistente. Pero, no solamente se empacan productos en cajas de cartón, si no también en cajas elaboradas en materiales de plástico e incluso de madera. Entonces ¿Cómo saber cuál utilizar? A continuación, te damos las características de todas estas cajas para que elijas la que mejor se adapte a los productos o artículos que quieras enviar:

Tipos de cajas para realizar envíos

  • Cajas de cartón: las puedes encontrar en diferentes tamaños, es la que se utilizan de forma más común y funcionan para hacer envíos de casi cualquier índole.
  • Cajas de plástico: las cajas elaboradas con este tipo de material son más resistente e ideal para enviar productos frágiles como vasos, cristalería, entre otro tipo de artículos. Además, también suelen utilizarse como caja de refuerzo de las cajas de cartón para mayor protección del contenido a enviarse.
  • Cajas de madera: este tipo es empleada exclusivamente para hacer envíos de gran tamaño, bien sea maquinarias o mercancía que tengan mucho peso o volumen.

Adicional al tipo de caja que se emplea para empaquetar, existe un material o papel extra que sirve para brindar mayor protección a lo que se va enviar, los cuales son:

  • Bolsas de aire: se colocan encima y debajo del producto para asegurarlos.
  • Papel kraft: es bastante flexible y la forma de emplearlo es envolviendo el artículo.
  • Plástico burbuja: es el indicado para proteger los paquetes que tienen contenido frágil.
  • Separadores de cartón: este se utiliza para separar botellas para que no choquen unos con otros.
  • Chips de relleno: elaborados en polietileno, goma espuma o anime, también sirven para brindar mayor protección a los productos frágiles.

Estos son los tres tipos de materiales que más se emplean para embalar. Ahora bien, una vez hayas escogido el material de caja que vayas a utilizar, esto es lo que debes hacer:

  1. Asegúrate que la caja que elegiste tenga la capacidad de soportar el peso y volumen de lo que vayas a enviar, de no hacerlo tu paquete podría sufrir muchos daños.
  2. Si el contenido es frágil, ten a la mano un material de protección extra tanto para los laterales como para el fondo. Por otra parte, si dentro de una misma caja colocas otras más pequeñas, te recomendamos cubrirlas con papel de burbuja para que vayan bien seguras.
  3. Una vez hayas colocado tu mercancía con la debida protección dentro de tu caja, el siguiente paso es sellarla, para ello deberás hacer uso de cinta adhesiva; de estas existen diversos materiales, la recomendada es la cinta de polipropileno porque es una de las más resistentes; otra opción ideal es utilizar una cinta que tenga impreso el nombre.
  4. Y, por último, deberás etiquetar tu empaque ¿Cómo? La manera correcta de hacerlo es colocándola en la parte superior del paquete, pero teniendo cuidado de que no toque ningún lado de donde se puso la cinta adhesiva. Y si quieres asegurar tu paquete un poco más, puedes hacer uso de papel film o transparente y envolverlo completamente.

Seguir todos estos pasos para embalar los paquetes antes de enviarlo, te va a garantizar que durante el traslado bien sea por vía marítima, aérea o terrestre, llegue sin desperfectos y en óptimas condiciones a su destino.

Por otra parte, existen algunos artículos que son muy pequeños o que son muy delicados y empaquetarlos en una caja por mas protección que se le coloque, puede ser contraproducente. Afortunadamente para este tipo de problema, existen unos sobres acolchados que los protegen para que no sufran ningún tipo de golpe o rotura; además estos sobres vienen con un cierre adhesivo que garantiza una mayor seguridad.