Automodelismo, el arte en miniatura

Hace unos días fui con mi hijo a una feria de maquetas de coches. Le dieron entradas gratuitas en la escuela y se puso tan pesado que me lo llevé el fin de semana. Eso sí, me tocó pagar mi entrada porque la gratuita era sólo para el  niño (anda que no son listos ni nada). El caso es que comprobé que aquello, aunque a mí no me gustase, era todo un arte. Tenían modelos a escala totalmente calcados del real, hasta la última pieza. Incluso había algunos que levantaban el capó y podías ver el motor. Alucinante.

Viendo todo aquello con mi hijo, me di cuenta de que son auténticos artistas los que fabrican los coches a escala y de que, más que un juego tonto, es un arte de coleccionista. Esto es algo que muchos ya me habían dicho, porque obviamente se sabe, pero no me había dado cuenta de hasta qué punto eso  es real.

Mi hijo andaba de un modelo a otro alucinando y señalándome cada diminuta pieza mientras yo miraba sin entender muy bien qué me estaba diciendo, pero apreciando la minuciosidad en cada detalle. Descubrí que hay una gran industria en este sector que mueve millones de euros al año y que  no se trata sólo de un juego de niños.

Uno de los fabricantes que más llamó mi atención fue Minichamps. Se trata de una fábrica de coches a escala en miniatura  alemana que lleva muchos años en la cresta de la ola, y entiendo el motivo, porque hacen auténticas maravillas del automodelismo. Comprar un coche de esta marca no resulta complicado, en esta tienda de minichamps encontraréis modelos desde los 15 euros aproximadamente, aunque he de reconocer que los que son una auténtica pasada rondan los 180. Pero es que tienen hasta mini elevadores ajustables fabricados a escala para poder poner encima los coches. Es impresionante.

Conociendo el automodelismo

Sin embargo el automodelismo no es sólo la colección de automóviles a escala, tipo maqueta, sino que también es la disciplina mediante la cual un aficionado puede comprar kits de montaje y fabricar sus propios coches a escala con sus propias manos.

Las escalas van desde la 1:5, es decir, un quinto del tamaño original, a las 1:87. Por ejemplo: un automóvil típico mide aproximadamente 5cm de largo en 1:87, 7 cm en 1:64, 10 cm en 1:43 y así sucesivamente hasta los 20-25 centímetros en 1:18.

También existen unos modelos llamados slot, de escala 1:24 y 1:32, que tienen motor eléctrico y se pueden conducir en pistas ranuradas. Además, un automóvil a escala con motor se puede controlar a distancia mediante una radio, en otras palabras, el típico coche teledirigido de toda la vida.

El sistema más popular de fabricación es el Diecast que consiste en la fabricación metálica mediante moldaje a presión, con posteriores incrustaciones de materiales plásticos. Debido al alto valor que ha alcanzado el hierro en el mercado mundial, el valor de estos artículos ha aumentado considerablemente en los últimos años, haciendo que muchos colectores hayan tenido que ir bajando su colección a escalas menores.

Como con todo, el 90% de estas réplicas se realizan en China, incluyendo la firma alemana Minichamps, y luego les ponen su firma a posteriori.

shutterstock_217580884reducida