Las gestorías, unas grandes amigas

Recuerdo que no hace demasiados años apenas tenía tres o cuatro conocidos que requerían los servicios de asesorías o gestorías de Alicante porque no demasiadas personas tenían su propio negocio o necesitaban sus servicios por otras cuestiones y, hoy por hoy, ¿quién no las necesita? La Gestoría Toledano lleva prestando sus servicios de asesoría en esta ciudad desde 1972 y poco a poco han ido creciendo y haciéndose más conocidos gracias a todo el trabajo y el recorrido que han llevado desde entonces.

Y es que en los últimos años han ido surgiendo muchísimos emprendedores que necesitan la ayuda de las asesorías para poner en marcha los negocios que se pueden convertir en su futura vida o, al menos, en su futuro medio de vida. Y no hablo sólo de las pyme que han ido surgiendo poco a poco en las calles de la ciudad sino de negocios en Internet, que hoy en día están en auge, negocios que se crean para trabajar desde casa y, por supuesto, los negocios de siempre.

Así que no voy a decir que las asesorías están en su mejor momento pero sí que me atrevo a escribir que la crisis, para algunas de ellas que han sabido a provecharla, ha sido un empujoncito para crecer un poco más o, por lo menos, mantenerse que ya es mucho en estos tiempos.

Algo tan básico como hacer la declaración de la renta, antes era toda una odisea en mi casa. Recuerdo que se encargaba mi madre; sacaba un montón de papeles que distribuía a lo largo de la mesa del salón, lápices y borradores, un bolígrafo para pasar luego todo a limpio y su mejor amiga en esos días: la calculadora, y la pobre mujer podía tirarse horas frente a esos papeles repasando cada detalle para no meter la pata.

Ahora todo es mucho más sencillo porque con tener conexión a Internet lo tienes todo arreglado. Sólo necesitas una clave o un DNI electrónico para entrar en la página oficial de la agencia tributaria y descargarte el borrador de tu declaración, pero ¿qué pasa si no estás de acuerdo con los resultados o descubres un error o algo que han pasado por alto? Lo lógico sería decir que pides cita y vas a aclarar el problema directamente y en persona pero para ello tienes que esperarte un mes como mínimo porque no dan cita para antes ya que los plazos establecen que se abre la presentación de la declaración por Internet un mes antes que en las delegaciones y, siendo sinceros, a casi nadie le apetece tener que recurrir a ellos así que ¿qué podemos hacer? Pues lo más fácil e inteligente, acudir a nuestra asesoría de confianza y pedir ayuda porque probablemente ellos solucionarán el problema en un santiamén.

Tal vez yo no entienda demasiado de estas cosas pero hoy por hoy veo indispensable tener siempre a mano el teléfono de una gestoría de confianza en tu agenta personal y dudo mucho que esto vaya a cambiar en un tiempo y esto no me parece algo negativo sino todo lo contrario, es un servicio que todos podemos necesitar algún día en cualquier ámbito.

Deja una respuesta