El poder de los mini-descansos durante la jornada laboral

Sabemos que trabajar implica un esfuerzo físico y mental; esfuerzo que a la larga resulta en  altos niveles de fatiga y estrés. De hecho, cuando tenemos que trabajar hasta el agotamiento físico o psíquico, puede ocasionarnos problemas crónicos de salud como estrés, enfermedades cardiovasculares; así como problemas laborales como el absentismo por enfermedad, accidentes laborales, bajo desempeño, alta rotación de empleados y conflictos interpersonales, entre otros. Por eso, debemos estar alertas de las señales del cansancio acumulado que nos envían el cuerpo y la mente, y tomar el descanso necesario para recuperar nuestras facultades respetando nuestros límites como humanos.

Diversos estudios en México, Canadá y Estados Unidos han arrojado que “60 de cada 100 trabajadores no se toman un descanso en su jornada laboral, con excepción de la hora de la comida, que por lo general suele ser veloz y nada saludable” Además, las mismas investigaciones revelan que “el mayor problema de los entrevistados suele ser de orden muscular y tensional. La atrofia en piernas y espalda es de las afecciones más comunes, además de alteraciones de sueño causadas por cuadros de estrés y ansiedad. El sedentarismo representa un estilo de vida dañino que también trae consigo problemas de obesidad y diabetes, siendo éstos un conflicto de salud pública.”

Como podemos ver, el cansancio ocasionado por el esfuerzo en nuestros trabajos se traslada de inmediato hacia el cuerpo, que es el primero que lo resiente, vulnerándolo y atacándolo sin tregua, siendo la primera consecuencia la aparición del estrés.

El estrés es uno de los padecimientos que más daños colaterales ocasiona, ya que sus efectos se extienden absolutamente a todas las partes y funciones del organismo.

Ya que está claro que el descanso es esencial para nuestra salud porque nos ayuda a recuperar nuestra fuerza, capacidades y rendimiento, debemos hacer lo posible por procurar momentos de recuperación dentro de nuestra rutina diaria.

Cuando hablamos de recuperarnos del estrés, nos referimos a descansar de los factores que lo generan. Así mismo,  recuperarse puede entenderse como un proceso positivo que disminuye las consecuencias negativas de la fatiga. Desde una perspectiva fisiológica, el descanso del trabajo, reduce y previene la acumulación de agotamiento y estrés que conduce al deterioro de la salud. Desde una perspectiva psicológica, restaura nuestros recursos y energías preparándonos para las actuales o nuevas demandas laborales.

Debemos encontrar oportunidades para recuperarnos tanto dentro como fuera del trabajo, como por ejemplo, a través de los descansos formales e informales durante la jornada laboral, las horas después del trabajo, los fines de semana, o las vacaciones.

Sin embargo, no todo el tiempo fuera del trabajo puede ser entendido como «tiempo libre» o tiempo de ocio, ya que este tiempo no siempre se dedica solo a la recuperación de recursos y energía invertido durante el trabajo. Esto porque por un lado, las personas destinan una porción sustancial de su tiempo libre a dormir, comer o en higiene personal. Mientras que están obligados a destinar algunas horas a actividades como tareas domésticas, cuidado de niños y tareas vinculadas al trabajo.

De acuerdo a eso, a nivel organizacional, los gerentes y directores deben entender la importancia del tiempo de descanso fuera y dentro del trabajo para el mantenimiento del bienestar laboral de sus empleados. Asimismo, se pueden elaborar estrategias orientadas al (re)diseño de los tiempos y espacios de descansos, propuestas de actividades de recuperación dentro de las organizaciones, políticas y pautas para las posibles horas extras, para el trabajo y la disponibilidad (vía teléfono o e-mail) fuera del horario laboral

¿Qué dice la ley sobre el descanso en la jornada laboral?

El derecho a los descansos durante la jornada laboral está contemplado en el estatuto de los trabajadores, el cual regula las relaciones laborales de los trabajadores por cuenta ajena y dicta unas normas mínimas que deben cumplirse para que el trabajo sea digno. Algunos de los puntos del estatuto sobre los descansos son:

  • Cuando la duración de la jornada diaria continuada exceda de seis horas, deberá establecerse un período de descanso durante la misma, de duración no inferior a quince minutos. Este período se considerará de tiempo de trabajo efectivo cuando así esté fijado o se establezca por convenio colectivo o contrato de trabajo.

  • Cuando la duración de la jornada diaria continuada exceda de cuatro horas treinta minutos, los trabajadores menores de 18 años, tendrán un período de descanso de una duración mínima de treinta minutos.

Por otra parte, dependiendo del área de trabajo, existe un convenio colectivo con recomendaciones sobre los descansos, además de las propias normas que establece cada empresa en relación a este derecho.

Importancia del descanso en la jornada laboral

El descanso dentro de la jornada laboral no solo constituye  un derecho de los trabajadores, sino que también aporta variedad de beneficios para su salud, y por consiguiente para su rendimiento y éxito dentro de los objetivos de la empresa. Timenet, empresa líder en la gestión de la jornada laboral, nos explican algunos de los beneficios del descanso en el trabajo:

  • Ayuda a despejar la mente. Cuando tomas un descanso la mente se relaja y se recarga de energía gracias a la distracción. Además, hacer el descanso con alguna otra persona permite socializar: una de las mejores formas de desconectar para el cerebro. Otras actividades que ayudan a desconectar el cerebro son beber agua, tomar un café o un tentempié.
  • Recarga fuerza y energía. Desconectarte, así sea por unos minutos,  ayuda a recuperar fuerzas y retomar la jornada laboral con más energía. El cuerpo y la mente necesitan tomarse algún descanso para recuperarse y poder seguir produciendo sin contratiempos, agotamiento y estrés.
  • Aumenta la productividad. Estudios indican que tras 50 minutos de trabajo, empieza a caer la concentración. Por lo mismo, se recomienda levantarse de la silla y pasear. También es buena idea realizar algún estiramiento, ya que nuestro cuerpo no está hecho para estar largas horas sentado en la silla. Si tomas un pequeño descanso unos minutos cada hora, aumentarás tu concentración y productividad.

Actividades para desconectar del trabajo dentro y fuera de la oficina

Las actividades de recuperación son aquellas que implican experiencias que facilitan la recuperación, como la relajación, desconectar de los estresores laborales, la búsqueda de retos y el control de tiempo libre. 

  • Las actividades de bajoesfuerzo como ver televisión, leer una revista o simplemente relajarse en un sofá. Todo tipo de actividades pasivas, poco o nada demandantes, que faciliten al sistema fisiológico volver a su nivel pre-estrés y recuperarse.Las actividades más típicas del tiempo de ocio que ayudan más para recuperarse son:
  • Las actividades sociales, como asistir a una fiesta, reunirse con amigos, o conocer personas nuevas, Estas promueven la recuperación porque no solo no se demandan recursos similares a los invertidos durante el trabajo, sino que también ofrecen la oportunidad de apoyo social.
  • Las actividades físicasque estimulan los procesos fisiológicos y psicológicos, mejorando la salud física y mental del individuo.
  • Las actividadesque implican retos cognitivos. Son las emprendidas por trabajadores con tecnologías de información y comunicación (TICs) e implican recursos cognitivos vinculados a la búsqueda de retos y de oportunidades de aprendizaje. Ejemplos de estas actividades son desarrollar programas informáticos, jugar videojuegos, asistir a una formación o capacitación, como por ejemplo, un curso de un nuevo idioma.