¡Ponga un toldo en su vida!

43

Escoger adecuadamente un toldo es una cosa seria, que debe contar con el consejo experimentado de profesionales como los de Toldos Clot S.L., empresa barcelonesa con 25 años de experiencia en el sector. Este recurso doméstico, ideal para crear el ambiente perfecto y las condiciones atmosféricas ideales en el espacio exterior de la vivienda, supone una pieza delicada que, por un lado, puede aportar numerosas ventajas a nuestra casa o, en el caso contrario, resultar un apaño chapucero por diversas circunstancias como el material del toldo, su deficiente colocación o su escasa correlación con el estilo decorativo del entorno. Porque el toldo, instalado con sentido, puede contribuir incluso al ahorro energético del edificio, puesto que son un agente economizador de la energía al evitar la pérdida de calor en invierno y, en verano, el exceso de insolación y por tanto el aumento indeseable de temperatura en el interior del domicilio. Es decir, una ayuda a la hora de evitar el gasto innecesario en sistemas de calefacción o de refrigeración y, por ende, un ahorro de energía eléctrica, gasoil, etcétera –aparte, por supuesto, del componente ecológico de este menor consumo energético-. Otro de los beneficios que aporta el toldo, por ejemplo, es el de proteger las piezas de decoración y los muebles que permanecen en el exterior de la vivienda, puesto que al frenar la acción directa de la luz del sol y del agua de la lluvia, resguarda la coloración de la madera, el metal, el papel pintado, el tejido y demás. Asimismo, nada más cómodo y seguro para los ojos de los usuarios que crear un agradable espacio de sombra donde leer, comer, charlar o, simplemente, ver pasar la vida sin sufrir la acción de los rayos ultravioleta sobre la pupila.

Toldos Clot, con su taller propio y su variado catálogo de productos, es capaz de cubrir con solvencia cualquier tipo de demanda por parte del cliente o satisfacer toda necesidad planteada por el mismo. Sus líneas de negocio comprenden los toldos y en general el aparataje ligado a ellos -telones, brazos invisibles, puntos recto, pérgolas, cerramientos laterales, bases, separadores, calefacción,…-, los estores de interior y de exterior, las persianas, los parasoles, las venecianas, las mosquiteras y la motorización de persianas y toldos.

Ahora bien, retornando a la pregunta que se planteaba al principio de la entrada, la decisión a la hora de instalar un toldo adecuado debe contemplar varios factores de interés. En primer lugar, la ubicación del toldo influye, puesto que no es lo mismo instalarlo sobre una ventana que sobre un balcón o una terraza. Además, hay que fijarse si en el muro se encuentran elementos que puedan afectar a la instalación, como el aparato de aire acondicionado, una salida de humos, canalones y conducciones de diverso tipo, etcétera. De igual manera, la orientación geográfica de este muro incide en el tipo de toldo a escoger, ya que las horas de sol que reciba o el ángulo de caída de los rayos puede variar de una zona a otra y, con ello, la elección del color o el tejido del toldo, de acuerdo con el requisito de bloquear en mayor o menor medida la luz solar. Lo mismo se aplica a la ubicación misma de la ciudad y a sus condiciones climatológicas habituales en lo que se refiere a la pluviosidad, a la fuerza y frecuencia del viento, a las horas del sol y a la variabilidad estacional. Respecto al apartado logístico, en el caso de que el usuario desee incorporar un mecanismo de automatización o un motor eléctrico para operar el cierre y la apertura del toldo, cabe tener en consideración que será imprescindible contar con una toma de electricidad para alimentar la maquinaria.

Por otro lado, quizás en función de las características del espacio a cubrir, convenga hasta decantarse por otra solución similar como, por ejemplo, la pérgola: una estructura que cuenta con una base de postes sobre los cuales se tiende una cobertura elaborada con diversos materiales –tejido, madera, sintéticos,…-. La pérgola guarda mayor independencia respecto del edificio principal y puede ofrecer su protección a un área apartada de los muros de la casa y en idénticas condiciones a las del toldo. Existen distintas variantes de pérgola, como las carpas –estructuras más sólidas aunque desmontables y con cortinas que suelen ser muy apreciadas para crear un espacio exclusivo en celebraciones puntuales-, las pérgolas fijas –estructuras muy resistentes que se instalan de manera estable en el jardín o la terraza, si bien el cobertor se puede retirar estacionalmente-, los gazebos, -más ligeros y adaptados a cometidos puntuales- o las marquesinas –ancladas a la pared, al igual que los toldos, y que resultan muy prácticos en patios, jardines y terrazas de menores dimensiones-.

Deja un comentario