Proveedores de salud, bienestar y ética

Desde que Aristóteles, allá por el siglo IV a.c, comienza a experimentar con animales, hasta nuestros días, se han venido cometiendo, en nombre de la ciencia, auténticas barbaridades dentro de los laboratorios. Hoy se sabe que existen alternativas éticas a la experimentación animal, pero aun así muchas empresas farmacéuticas, cosméticas o alimentarias, se niegan a aparcar esta aberrante práctica, principalmente por motivos económicos, ya que si quieren entrar en el mercado chino, han de testar obligatoriamente sus productos en animales.

El tema de la experimentación animal en cosmética es especialmente controvertido y ha generado mucha polémica en lo últimos año, ya que millones de animales son torturados y sacrificados para satisfacer la vanidad humana. Afortunadamente existen muchas empresas éticas que optan por satisfacer las necesidades de un público minoritario, pero con conciencia, en lugar de intentar lucrarse a toda costa y sin sentido. Muchos establecimientos son conscientes de la necesidad de un trato ético hacia los animales no humanos y por eso tienen entre sus productos con una línea vegana o cruelty free, es decir, productos no testados en animales y por lo tanto libres de crueldad. Este es el caso de Salud AteneaHerbolario, Centro & AOVE, en Málaga, un espacio único y cercano donde cuidan a cada persona para ofrecerle un trato personalizado, desarrollando actividades relacionadas entre sí marcadas por el respeto al medio ambiente y la naturaleza.  Su amplio catálogo cuenta con productos ecológicos, veganos, sin gluten… que también se pueden adquirir a través de su herbolario online a los mejores precios.

Aunque queda mucho camino por andar, cada vez son más los consumidores y consumidoras que no quieren entrar en este juego macabro y exigen productos libres de crueldad, porque si queremos cambiar el mundo, debemos empezar por cambiar nosotros mismos. En palabras Margaret Mead, «Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que lo han logrado»

La experimentación animal en cosmética en Europa

En el año 2013 se aprobó una ley a nivel europeo  por la que supuestamente se prohibía la experimentación animal en cosmética, pero esto no fue más que un intento de tranquilizar al ciudadano, pero como siempre, esta esperanzadora noticia escondía algo. En virtud de la ley de experimentación animal, “queda prohibida la introducción en el mercado de productos cosméticos cuya formulación final, ingredientes o producto acabado hayan sido objeto de ensayos con animales”, pero añade que “el procedimiento se realizará mediante un método alternativo validad”, ¿el problema?, que a falta de un método alternativo válido, la experimentación en animales podrá seguir siendo una práctica habitual en sus laboratorios.

La ley de experimentación animal europea no es más que una forma de engañar a la ciudadanía enviando un mensaje tranquilizador, haciendo ver que ya no existe crueldad en cosmética, cuando lo que en realidad ocurre es todo lo contrario, se ha dado carta blanca para experimentar con animales a todas las empresas que quieran hacerlo.

Debemos abandonar la práctica de la experimentación animal sencillamente por cuestiones éticas, ya que todos los seres sintientes, y los animales no humanos lo son, tienen interés por conservar la vida, persiguen el placer y evitan el dolor, exactamente igual que los seres humanos, por lo tanto el empleo de esta aberrante práctica es completamente inmoral e injustificado.

Además las diferencias fisiológicas existentes entre los distintos animales y el maltrato al que son sometidos, ponen en riesgo la fiabilidad del experimento. Actualmente hay alternativas éticas a la experimentación animal: cultivos in vitro de células, tejidos y órganos, datos recogidos en hospitales y clínicas, el análisis de estadísticas, el estudio comparativo de la población, la epidemiología, autopsias e individuos voluntarios, ofrecen una información más veraz y precisa que la experimentación animal.

«Si un ser sufre, no puede existir justificación moral para rehusar tomar ese sufrimiento en consideración. No importa la naturaleza del ser, el principio de igualdad requiere que su sufrimiento se considere igual al sufrimiento semejante de cualquier otro ser… Es probable que llegue el día en que el resto de la creación animal pueda adquirir aquellos derechos que jamás se le podrían haber negado a no ser por obra de la tiranía.»

Jeremy Bentham