El alquiler de viviendas y segundas residencias gana enteros

El debate siempre ha estado servido: ¿qué es mejor, alquilar o comprar un inmueble? La verdad es que la respuesta a esta pregunta tiene mucho que ver con la situación y las expectativas de futuro de quien tenga que responder. Si no tenemos un empleo fijo, está claro que vamos a ser mucho más reticentes a comprar una vivienda. Sin embargo, si tenemos la vida más o menos encauzada, sí que estaremos mucho más por la labor de comprar. Depende de tantas cosas una cosa o la otra que el debate muchas veces es absurdo.

Además, tened en cuenta una cuestión: lo que de verdad importa es que tengamos la posibilidad de ser felices sea cual sea el espacio del que dispongamos y sea cual sea la modalidad de contratación que hayamos escogido. Ni que decir tiene que la gente lo sabe e intenta conseguir eso por todos los medios. Lógicamente, es eso lo que va a terminar condicionando la calidad de vida de todos y cada uno de nosotros y la de las personas que se encuentran a nuestro alrededor. Es algo de lo que no nos podemos olvidar y que, de hecho, no solemos olvidar.

Una noticia publicada en abril del año 2020 por el portal web Idealista indicaba que son 3’4 millones de hogares en España en los cuales se reside pagando un alquiler. Se trata de un modelo de contratación que se ha estilado bastante en el interior de nuestras fronteras y que ha sido habitual en todas y cada una de nuestras ciudades y municipios. No cabe la menor duda de que hay mucha gente que se siente cómoda de esta manera y que esto es lo que entiende que es mejor para sus intereses. Desde luego, es una preferencia que hay que respetar.

A la hora de adquirir una vivienda, los motivos para comprar o alquilarla son muchísimos. Hemos querido profundizar un poco en este tema y, para ello, hemos querido saber cuáles son las sensaciones a este respecto de los profesionales de Illa Condal. Lo que nos han manifestado es que, a día de hoy, la mentalidad de la gente es mucho más cortoplacista que antes, lo que lleva a muchas personas a pensar que el alquiler es lo idóneo para su situación actual. Y la verdad es que parece que esta tendencia va a seguir extendiéndose de cara al futuro.

Una preferencia que incluso vale para las segundas residencias 

Está claro que, en lo que tiene que ver con las segundas residencias, hay muchas personas que extienden su manera de pensar al apartamento que adquieren. Es por eso por lo que el alquiler también va ganando terreno a este respecto. Ha crecido, de un tiempo a esta parte, la cantidad de apartamentos que son alquilados en lugar de vendidos. Pasa en los lugares turísticos de la costa española, sí, pero también ocurre en otro tipo de ciudades que son turísticas por otro motivo.

Teniendo en cuenta que, según una noticia publicada en la web Hosteltur, el 98% de los españoles tenía previsto salir de vacaciones en el verano del año pasado, no es de extrañar que el alquiler esté viviendo una particular Edad de Oro. No cabe la menor duda de que, de ese porcentaje, son muchas las personas que han decidido alquilar un apartamento. Y está claro que va a seguir siendo así durante las vacaciones de este año. Este tipo de tendencias, desde luego, no cambia de un año para otro ni mucho menos. Y está claro que el alquiler de apartamentos va a seguir teniendo una importancia grande en nuestra sociedad y en otras muchas más.

De hecho, podemos confirmar que, en otros países, el alquiler es algo todavía más habitual de lo que lo es en España. Un ejemplo muy evidente es el de un país como Alemania, en el que hay personas que pasan toda la vida viviendo de alquiler. Y estamos hablando de uno de los países más ricos y más productivos del mundo. Ni que decir tiene que el alquiler no es ningún problema a la hora de construir la vida que queremos. Es más bien al revés: es una forma que tenemos de que nuestro entorno se adapte a lo que queremos.

Como estáis leyendo, es increíble la cantidad de situaciones en las que puede ser óptimo optar por un alquiler en un país como el nuestro y en otras zonas del mundo. Está claro que esta es una manera en la que mucha gente se siente cómoda y es eso lo primero que se tiene que tener en cuenta. Obviamente, si hay personas que prefieren comprar, que lo hagan. La flexibilidad en lo que respecta a la vivienda es, en definitiva, una cuestión positiva para cualquiera.