La importancia para los autónomos de un servicio asesor que controle los trámites

A la hora de iniciar una actividad laboral como autónomo es importante tener muy claro todos y cada uno de los pasos que debemos de seguir para que en el futuro no nos llegue una inspección de Hacienda o de la Seguridad Social que nos pueda afectar porque hemos hecho algo mal y es que cuando uno mismo intenta abarcar todos los campos, lo más fácil es que algo siempre se le escape, es por ello que contando con la ayuda de un profesional, estos problemas se reducirían al mínimo ya que esa parte de la responsabilidad se la pasaríamos a él. Un autónomo con el paso del tiempo domina todas y cada una de las tareas que debe desempeñar, sin embargo, con los diferentes cambios de leyes o normativas, es lógico que acabe cometiendo algún error o que por un despiste se le pase algo, un hecho que, a priori, como humanos que somos nos ocurre con facilidad, pero que a ojos de Hacienda puede ser causa para determinar que hemos cometido un hecho delictivo.

Para un autónomo, como para muchos de nosotros, una de las cosas más importantes que debemos de tener bajo control es, por supuesto, nuestro dinero. Como autónomos, no tenemos un salario fijo cada mes y todo depende del volumen de trabajo que tengamos. Además, nosotros somos los únicos responsables de todo lo que ocurra con el dinero desde el mismo momento en que este entre por la puerta de nuestra empresa o, en caso de no tener empresa física, desde el momento en que entre a nuestra cuenta bancaria. En lo que al papel moneda respecta, existen mil maneras de gestionarlo, pero por experiencia, la gran mayoría de nosotros sabemos que son muchos los autónomos que no suelen hacerlo demasiado bien, de tal modo que se arriesgan a sanciones económicas. Es por ello por lo que debemos de contar siempre con la ayuda de asesores profesionales. Martín Laucirica es en este campo, una de las asesorías más punteras que nos podemos encontrar en nuestro país y es por lo que confiar en ellos la gestión integral de nuestro dinero como empresarios autónomos es una de las mejores decisiones que podemos tomar para no encontrarnos con detestables sorpresas económicas en el futuro o que llegue Hacienda a hacernos inspecciones paralelas.

Uno de los errores más comunes que cometemos los autónomos es el de tener una sola cuenta bancaria, un mismo número en el que entra y sale el dinero derivado de nuestra actividad laboral, así como el que gastamos en nuestro día a día para diferentes compras como, por ejemplo, la de la comida o ropa. Tenemos que actuar como si se tratase de una Sociedad Limitada, esto es, separar las cuentas bancarias, puesto que de esta forma tenderemos a gastar mucho menos y seremos capaces de saber con exactitud el dinero que tenemos o que gastamos y que proviene de nuestra actividad laboral, puesto que, de lo contrario, seremos incapaces de averiguarlo o tardaremos demasiado en conseguirlo, mientras que de esta forma lo lograremos en un momento.

Otro de los errores más habituales que cometemos los autónomos es el de no saber con exactitud cuanto llegaremos a facturar cada mes. Lo suyo es que tengamos un control total de la contabilidad para así saber los gastos e ingresos que generamos mes a mes y es que no vale controlarlo trimestral o semestralmente puesto que hablamos de periodos muy largos en los que los desfases pueden ser muy grandes.

Salvo que seamos autónomos económicamente dependientes de una empresa, nunca debemos de jugarnos todo a una carta y siempre debemos de buscar varias fuentes de ingreso, puesto que, si la primera nos va mal y no tenemos más, caeremos con todo, de lo contrario, podremos tirar, al menos unos meses más.

España, un país de autónomos

Hace un año, en el mes de julio de 2017, el número de autónomos de los que había constancia en nuestro país era de 3.229.905, lo que suponía un 0,78% más que en el mismo mes de 2016 y es que España es un país con un gran número de trabajadores por cuenta propia y esto lo demuestra que los últimos tres años van en aumento de esta cantidad mes a mes. Tanto es así, que desde 2013 hasta hoy, el número de afiliados a la Seguridad Social como autónomos ha crecido en más de 200.000 personas.