Un plan de negocios, una opción inteligente para seguir creciendo como empresa

Tal y como os hemos adelantado en el titular, lo cierto es que podemos hablar de un plan de negocios como una opción inteligente para seguir creciendo como empresa y es que en un mundo cada vez más competido, recurrir a un plan de negocio es una buena opción para mostrar nuestra viabilidad y seguir progresando como compañía con una garantía mínima de éxito.

En este sentido, tú como empresario, debes de crear tu plan de negocio para conocer de primera mano y mostrar de forma detallada como está la empresa actualmente y cuáles son las opciones que esta tiene de crecer. En este sentido, en un buen plan de negocio, los apartados que no pueden faltar pasan por:

  • Resumen ejecutivo. En primer lugar, se encuentra el resumen ejecutivo. Como su propio nombre indica, en él se encontrará un resumen donde se destaquen todas las fortalezas y oportunidades que harán que tu negocio tenga éxito. Así como la forma en la que vas a hacer frente a las adversidades a las que deberás hacer frente. En este sentido, la longitud de esta parte del plan de negocio debe ser breve, dado que es un resumen, y transmitir la información con claridad. El principal objetivo de este resumen ejecutivo es conseguir que los inversores o responsables de aceptar la financiación que solicitas sigan leyendo el resto del documento. Y teniendo en cuenta que pasan por sus manos cientos de planes de negocio debes ser breve e ir directo al grano.
  • Análisis interno. En el análisis interno deberás analizar los recursos internos con los que cuentas de partida y que te ayudarán a sacar adelante tu idea. Estos pueden ser de diferentes tipos:
    • Materiales: en caso de contar con fondos propios, una sede social donde desarrollar la actividad, maquinaria, etc.
    • Inmateriales: pudiendo disponer de patentes, concesiones o licencias.
    • Capital humano: que sacará adelante el negocio. Dependiendo del tipo de actividad que desarrolles, este punto será al que otorgarán mayor importancia los inversores.
  • Estudio de mercado. En la estructura de un plan de negocio no puede faltar bajo ningún concepto un estudio de mercado. Siendo a raíz del que comprobaremos si nuestra idea de negocio tiene un hueco en el mercado, analizando los siguientes puntos:
    • Competencia: analizando sus características diferenciales.
    • Cliente objetivo: detallando sus características demográficas, necesidades que presenta y los problemas que solucionaras con tu producto/servicio.
    • Asociaciones clave: empresas de las que dependas, como son proveedores o empresas externas que intervengan en el proceso productivo.
    • Administraciones públicas: con las que te veas afectado para sacar adelante tu proyecto.
  • Plan de operaciones. Otra parte que compondrá tu plan de negocio es el plan de operaciones. Siendo la sección dónde definirás todos los procesos técnicos y organizativos que intervendrán en tu proceso productivo, entre los que se encuentran:
    • Definición de productos o servicios.
    • Planificación de la producción o prestación del servicio.
    • Procesos que intervienen en el desarrollo de tu actividad.
    • Aprovisionamientos y gestión de existencias.
  • Plan de marketing. En el plan de marketing deberás incluir toda tu estrategia de promoción y comunicación. Además de contemplar las acciones que llevarás a cabo para adaptar tu producto/servicio para hacerlo más atractivo para tu cliente objetivo.
  • Plan de inversión empresarial. En el plan de inversión empresarial se incluirá la información económica de tu plan de negocio. Incluyendo los siguientes puntos:
    • Inversión inicial.
    • Previsión de ingresos.
    • Costes fijos.
    • Costes variables.
    • Fuentes de financiación.
    • Retorno de la inversión y umbral de rentabilidad.
  • Plan de continuidad de negocio o contingencia. El plan de continuidad de negocio será la parte del plan de negocio donde se contemplen tus peores augurios. Es decir, las situaciones futuras que, de producirse, pondrían en peligro tu negocio. Para cada uno de estos supuestos se establecerá un plan de contingencia para revertir esta situación negativa y volver lo antes posible a una situación de normalidad.

Las conclusiones del plan de negocio, otro de los puntos clave

Las que os hemos ido mencionando a lo largo del post son las partes que no pueden faltar en la estructura de un plan de negocio básico, pero en realidad no existe una estructura cerrada, sino que se debe adaptar a las necesidades de cada proyecto. En este sentido, otro de los puntos clave que deben de figurar en los planes de negocio son las conclusiones y es que además del primer resumen, el ejecutivo, lo cierto es que estas conclusiones nos pueden servir, a modo de resumen, para comprobar como es el estado de la empresa y la viabilidad que esta tiene.