Un préstamo para tu negocio: tipos y requisitos

Ya sea por un proyecto propio o porque la situación laboral que hace que muchas personas no puedan conseguir trabajo, has decidido labrarte tu futuro abriendo tu propio negocio. Incluso ya te asesoraste y tienes tus planes muy en claro. Lo único que falta para dar el gran paso es nada más y nada menos que el capital y llega el momento de pensar de dónde sacar el dinero para poner en marcha el proyecto.

Por su puesto una de las opciones que ronda la cabeza de todo empresario en este momento es si podrán pedir o no un préstamo en una entidad. La buena noticia para ellos, es que sí, de hecho si existen diferentes formas de conseguirlo. Nuestros amigos de Findagon, especialistas en préstamos para negocios y empresas, nos cuentan cómo:

Tipos de préstamos a los que puedes optar

  1. Créditos ICO. El Instituto de Crédito Oficial ofrece ayuda a empresas y autónomos para realizar inversiones en España y cubrir las necesidades de liquidez. Ellos te pueden llegar el monto total del proyecto, con una cantidad máxima de 12,5 millones de euros. El proceso se lleva a cabo por medio de una entidad financiera, la cual, a su vez, puede cobrar una comisión al inicio de la operación. Por supuesto, tienes un plazo determinado así como unas condiciones para solicitarlas, como por ejemplo que la entidad esté constituida y dada de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), aunque no es necesario tener el alta en autónomos.
  1. Microcréditos. En la lucha contra la exclusión sociolaboral, existen entidades que prestan montos pequeños a personas con poca capacidad económica para que comiencen su propio negocio y puedan prosperar. Estos son ideales para estos casos ya que no suelen exigir avales o garantías personales.
  2. Financiación bancaria. Es la opción más común entre las personas que se deciden a poner en marcha un negocio. Las entidades financieras ofrecen diferentes tipos de productos a elegir. Están los préstamos a medio y largo plazo en los que el banco te da el dinero de una vez y lo vas pagando en una serie de cuotas con intereses. También están las pólizas de crédito con las que la entidad pone a disposición del empresario una determinada cantidad de dinero que este va usando a medida que lo necesite y que conlleva el pago de unos intereses. Otra opción son las líneas de descuento en las que la entidad financiera anticipa el valor de letras de cambio, pagarés o recibos normalizados a cambio de una comisión. Y por último, está la opción de las hipotecas si lo que necesitas es un bien inmueble donde establecer tu negocio.
  3. Préstamos rápidos. Si la inversión inicial que requiere el negocio que quieres poner en marcha no supera los 5.000 euros, algunas entidades ofrecen una opción sencilla de solicitar préstamos para autónomos. Con esta opción no perderás tiempo en gestiones, ya que la tecnología que utilizan permite ofrecer un producto individualizado solo con rellenar un pequeño formulario online. En pocos minutos recibes la respuesta a tu petición, y solo con eso ya tienes tu préstamo a la mano para comenzar con tu proyecto.

Requisitos necesarios para obtener un préstamo

El inicio de una actividad económica propia conlleva una inversión inicial. La forma de obtener este suele ser a través de los préstamos bancarios, los cuales han endurecido el acceso a los mismos debido  a la situación económica tan cambiante que se ha venido dando desde los años de la crisis económica.

Sin embargo, hoy en día, el panorama del acceso a la financiación se caracteriza por una mayor concesión de los mismos.

Indiferentemente de las probabilidades de conseguir o no el crédito, es importante saber cuáles son los requisitos necesarios para pedir un préstamo y qué valoran los bancos para conceder un crédito. De forma que puedas presentar un caso lo suficiente completo y competitivo para obtener una respuesta favorable:

Los bancos tienen muy en cuenta que los ingresos derivados de la actividad económica del autónomo pueden ser variables y que esto afectará al momento de ofrecer las garantías para asumir las condiciones del préstamo. Por ello, a los requisitos habituales para la concesión de un préstamo, que también son los que se le exigen un trabajador asalariado, en el caso de los autónomos o las pymes se le suman otros estrechamente relacionados con la actividad económica en cuestión.

  • No estar en una lista de morosos: Este aspectos es fundamental ya que la tasa de morosidad entre autónomos y pymes es elevada y por supuesto, ningún banco quiere arriesgarse a tener un cliente moroso. Por ello, fijan la atención en su trayectoria y en su inclusión o no en algún fichero de morosos, como ASNEF o RAI.
  • Nivel de endeudamiento,o en otras palabras, la capacidad del solicitante de devolver el préstamo. Aquí, la entidad financiera calcula que el porcentaje de endeudamiento que tendrá el cliente, buscando que no supere el 40% de sus ingresos mensuales, en casos incluso se exige un porcentaje de hasta un 25%.
  • Características de la operación: se tendrán en cuenta los plazos de amortización, el importe solicitado, el porcentaje de financiación, el destino de la financiación, la  viabilidad del proyecto…
  • Vinculación con la entidad: si existe una vinculación previa con el banco, es decir, si ya se es cliente, habrá más facilidades de concesión. Eso sí, van a poner la atención en todos los préstamos que tengas, tantos personales como de empresa. Con dicha información el banco realiza el análisis del nivel de endeudamiento. Si no existiera esa vinculación de la que hablamos, es posible que pidan establecerla a través de la contratación de algún producto financiero.
  • Avales: dependiendo de los riesgos del préstamo, el banco solicitará avales personales. También pueden pedir otras garantías adicionales, como la pignoración de acciones o las participaciones en un fondo de inversión.

Por otro lado, entre la documentación específica que deberás presentar a la hora de solicitar la  financiación está:

  • Plan de negocio: si buscas financiación para tu nuevo proyecto o una inyección de capital, es imprescindible que adjuntes tu plan de negocio. Así, la entidad bancaria  podrá conocer mejor la actividad económica que desarrollas o vas a desarrollar y podrá valorar mejor su respuesta. Es una forma de venderte y hacerte valer. No te olvides de incluir toda la información pertinente sobre tu negocio, como, importe de la inversión, facturas proformas, proveedores, relación de cliente, y las características de tu producto o servicio, entre otras. La idea es facilitar todo aquello que pueda dar claras muestras de sus posibilidades de éxito.

Además, el banco no solo necesitará toda la información del negocio que se va a emprender, si no sobre quién lo va a emprender, por lo que va a necesitar:

  • Curriculum personal de quién está detrás del negocio.
  • Vida laboral, en la que se recoge tu actividad a lo largo de los años y la antigüedad en el negocio actual.
  • Declaración de Hacienda de los últimos tres años, esto es resúmenes anuales de IVA e IRPF o Sociedades para conocer la evolución de los ingresos y gastos.
  • Declaración trimestral a Hacienda del año en curso y situación de la contabilidad en el momento de la solicitud.
  • Documento justificativo de alta como autónomo y últimos pagos en conceptos de cuota a la Seguridad Social.

Elección del monto a solicitar

Otro elemento que deberás evaluar con lupa a la hora de solicitar un préstamo, es cuánto dinero de verdad se necesita. Para esto debes seguir varios criterios:

  • Personal a contratar.El emprendedor debe saber cuántas personas necesita para comenzar y cómo va a remunerarlas.
  • Desarrollo. Las start up tecnológicas, por ejemplo, deberán costear elementos básicos para su escalabilidad, como el hosting o una solución cloud, lo cual influye en el monto inicial.
  • Publicidad. Necesaria si quieres darte a conocer.

Consejos para solicitar un préstamo

Otros consejos útiles para lograr una respuesta de crédito positiva son:

  • Busca productos bancarios específicos para autónomos, ya que  entenderá y se ajustarán mejor a  tus necesidades.
  • Enfócate en las características propias del préstamo, como en el tipo de interés, que puede ser fijo o variable y generalmente no baja del 10%, y el plazo de amortización, el cual puede llegar hasta los 15 años, así como en el importe financiado. La buena noticia es que las condiciones de los préstamos para autónomos son muy flexibles y varían en función de las necesidades y del perfil del cliente.
  • Como ya hemos mencionado antes,  debes elaborar un plan de negocio completo antes de solicitar el préstamo, incluyendo en el mismo el monto que vas a necesitar. Te recomendamos añadir un cuadro de amortización, donde desgloses los intereses y el capital que se va a pagar durante toda la vida del préstamo.
  • Solicita el préstamo en más de una entidad, para informarte bien de las condiciones que ofrecen otros bancos y poder negociarlas con cada uno de ellos. Así podrás evaluar diferentes productos bancarios, hasta encontrar el mejor para ti.