Aluvión de mudanzas tras el confinamiento de 2020

La pandemia ha transformado de una manera radical todo lo que conocíamos hasta el mes de marzo de 2020. La verdad es que nos hemos tenido que acostumbrar a muchas cosas nuevas y a realizar determinadas acciones de un modo muy diferente al que estábamos acostumbrados. No ha sido nada fácil en la mayoría de los casos, desde luego. Ni para la gente mayor ni para los jóvenes. Estaba claro que no estábamos preparados para una cuestión como esta. Lo hemos pasado mal y la verdad es que todavía son muchas las personas que tratan de recuperarse.

Una de las cuestiones que más ha llamado la atención en la pandemia es la cantidad de personas que han decidido cambiar de vivienda. Obviamente, esto no se pudo hacer entre los meses de marzo y junio del año 2020, pero sí que empezó a ser habitual cuando llegó el verano de 2020. Durante el confinamiento, hubo mucha gente que se dio cuenta de las desventajas que presentaba su domicilio. Solo pasando todo su tiempo allí se dieron cuenta de esas desventajas. Y la manera de corregirlas es cambiando de vivienda. A muchos y muchas no les ha temblado el pulso a la hora de tomar la decisión.

Una noticia publicada en la página web de El Periódico indicaba que el 65% de los españoles quería cambiar de casa a causa de la pandemia. Prácticamente dos de cada tres no se sentía cómodo en su hogar y pensaba que la mejor manera de mejorar en calidad de vida era cambiando de vivienda. No es para menos. El hogar siempre ha tenido una de las grandes relevancias a la hora de ganar en felicidad y la verdad es que no es para menos. Si no somos felices en nuestra casa por los motivos que sean, ¿dónde pensamos que lo vamos a ser?

Hemos hablado de las personas que querían cambiar de vivienda durante el coronavirus, pero… ¿cuántas de ellas lo han hecho? No es lo mismo desear algo que conseguirlo, lógicamente. Una noticia publicada en la web del ABC aseguraba que la cifra total de españoles que cambió de vivienda a causa de la pandemia fue de millón y medio. Se trata de un volumen de gente realmente grande y que deja claro el impacto que ha tenido la pandemia en España. Y ojo, estamos convencidos de que habrá países en los que la situación haya sido, al menos, parecida.

Desde el final del confinamiento, se ha disparado la cantidad de mudanzas en muchas ciudades españolas. Han sido muchos y muchas las que, tras darse cuenta tras tanto tiempo encerrados en casa a causa de la situación sanitaria, se han dado cuenta de la gran cantidad de desventajas que tenían en su domicilio y han actuado al respecto. Los profesionales de Mudanzas Alicante nos han comentado que no se producía un aluvión de mudanzas tan importante desde antes de la crisis económica surgida en el año 2008. Ahí es nada.

La verdad es que la decisión tomada por todas esas personas es más que correcta. Hay que hacer todo lo que esté en nuestras manos para hacer mejor nuestra vida. El hogar en el que vivimos es uno de los elementos más importantes para ello y nadie duda de que, si reúne las condiciones que estamos buscando, vamos a ver una progresión positiva de nuestra felicidad y la comodidad con la que encaramos el día a día. Eso tiene un valor incalculable y que, desde luego, siempre hay que tener en consideración. Estamos hablando del lugar en el que más tiempo pasamos a lo largo del día, o sea que hay que tomarse este tema muy en serio.

Cuando hay niños pequeños de por medio, la necesidad se convierte en urgencia 

Ya sabemos que, cuando se tienen hijos o hijas, la responsabilidad de los padres y madres se multiplica por razones más que obvias. En lo que respecta al hogar que se habita, el objetivo principal ha de ser el hecho de que sea lo suficientemente cómodo y espacioso. No podemos condenar a alguien de corta edad en un lugar de reducidas dimensiones y que no cumpla con todas las condiciones para que crezca sano y feliz. No sería la mejor manera de que se empezara a desarrollar en estas condiciones.

Ni que decir tiene que, si hacemos bien las cosas, las opciones de tener una vida feliz aumentan de una manera exponencial. La pandemia ha servido para que mucha gente valore mucho más la calidad de vida en el hogar. Y esa es una buena noticia, se mire por donde se mire. Ojalá que, a partir de ahora, todo el mundo apueste por ello. Nadie se va a arrepentir por ello, así que nosotros os animamos a que, al menos, os planteéis que podríais mejorar en el hogar y si os es posible acometerlo. Por ahí se empieza.